Redacción, Valencia 
El colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Valencia ha expresado su preocupación por el cambio de competencias administrativas en la Generalitat, en lo que se refiere a las inversiones en obras de modernización de regadíos agrícolas y el uso racional del agua de riego. Tal cometido ha recaído hasta ahora en la Conselleria de Agricultura y se ha anunciado que pasará a la de Medio Ambiente, Agua y Urbanismo, a través de una nueva Dirección General del Agua.

Los ingenieros agrónomos están preocupados por si de este cambio se deducen retrasos o complicaciones técnicas. También AVA-ASAJA está expectante ante la modificación y ha dicho que vigilará si hay o no pérdidas de eficacia.
 
V. Lladró, Valencia 
Lo que es bueno para unos resulta malo para otros. Los agricultores que producen cereales están de enhorabuena, porque las cotizaciones suben sin parar y en algunos casos han crecido más de un 50% en lo que llevamos de año. En cambio, los ganaderos lo están pasando mal, porque la subida de los cereales se traduce en un considerable incremento de precios de los piensos que se utilizan para alimentar el ganado y, en cambio, ellos no pueden repercutir esos sobrecostes en los precios de la carne.

Salvo los productores leche, que están viviendo una etapa dorada, al disfrutar fuertes subidas de precios, casi todos los demás ganaderos lo están pasando mal y muchos se encuentran a punto de arrojar la toalla, porque no pueden resistir más pérdidas. El problema es que cada día suben los gastos de producción, pero ellos ven frenados sus intentos de repercutir esos aumentos en los precios de venta de sus animales.

Ante esta situación, las organizaciones ganaderas de vacuno de carne, cerdo, aves, ovino, conejo, etc. preparan una serie de reuniones con instancias de las Administraciones autonómicas y central en busca de soluciones, y si no les dan pronto respuestas satisfactorias, emprenderán movilizaciones de protesta.

El escándalo del conejo
Un caso paradigmático de lo que sucede es el de la carne de conejo. El consumidor la paga cara, a 5,5 o a 6 euros el kilo, pero el granjero recibe sólo 1,25 por kilo. El margen restante se queda en el proceso de matadero y venta al detall.

Los cunicultores de AVA-ASAJA han denunciado que las empresas de distribución alimentaria están teniendo con ellos un comportamiento abusivo, porque se niegan a subirles los precios de compra, a pesar de conocer el fuerte encarecimiento de los piensos y de saber que están sufriendo graves pérdidas económicas, y, en cambio, mantienen altos precios de venta al público.

El presidente de AVA, Cristóbal Aguado, ha explicado que ‘‘hay cientos de granjas al borde de la quiebra, porque se han endeudado para modernizar sus instalaciones y cumplir las más exigentes normativas de trazabilidad y seguridad alimentaria, pero los bajos precios les impiden una mínima rentabilidad’’.

Estos granjeros se disponen ahora a plantear a las cadenas de supermercados la necesidad de que sean responsables ante este problema, les paguen mejores precios y, a la vez, que reduzcan los de venta, para que suba el consumo.
 
E. Pérez, Valencia 
Junio ha supuesto una fractura en la trayectoria ascendente de las exportaciones valencianas. Ese mes, la Comunitat vendió mercancía al exterior por valor de 1.655 millones de euros, un 5,3% menos que un año antes. Por su parte, las importaciones de productos se dispararon un 26,2% en el mismo periodo y alcanzaron un valor de 2.108 millones de euros. Es el segundo mes consecutivo que las compras al exterior superan los 2.000 millones de euros en volumen –en mayo ascendieron a 2.053 millones–.

Las ventas valencianas al exterior no registraban un saldo interanual negativo desde abril de 2006, cuando se produjo una caída del 20,9% en las exportaciones, que alcanzaron un volumen de 1.159 millones de euros.

La evolución comercial de la provincia de Valencia ha sido clave para desestabilizar la balanza autonómica. Es la única provincia que redujo las exportaciones en el mes de junio y en un volumen (-15,5%) que fue imposible de compensar con el alza de las ventas al exterior en Alicante y Castellón (ambas repuntaron un 12,7%). Por su parte, las importaciones crecieron en las tres provincias, en torno al 20% en Alicante y Valencia y un 15% en Castellón.

Primer semestre
La evolución comercial en junio ha vuelto a teñir de rojo la balanza valenciana, que presenta un saldo negativo de 452 millones de euros. En la primera mitad del año sólo hubo superávit en marzo, al reducirse las importaciones un 11,6% y subir levemente las exportaciones.

Pese al dato de junio, la buena marcha de las ventas valencianas a terceros en el primer semestre ha permitido que, en el acumulado, las exportaciones aumenten un 6,6% su volumen. En ese periodo, las importaciones crecieron un 10,9% y situaron el déficit en 1.223 millones.

No todas las provincias tienen déficit comercial. De hecho sólo Valencia –que concentra el mayor movimiento comercial– acumula hasta junio un saldo negativo (-2.068 millones), mientras que Alicante tiene una cuenta positiva de 145.000 euros y Castellón de 699.000 euros.

La Comunitat Valenciana no es la única región que vio reducir sus exportaciones en junio. Otras siete autonomías están en la misma situación, aunque sólo una, Andalucía, tiene un volumen similar de ventas al exterior. Regiones exportadoras como Cataluña, Madrid, Galicia o País Vasco mejoraron el dato del año anterior.

En cuanto a importaciones, sólo Cataluña y Madrid acumulan en junio mayor volumen que las valencianas, aunque presentan incrementos interanuales inferiores (10%) en el caso catalán, y descensos (-9,4%) en el madrileño.

China, al alza
La balanza comercial del primer semestre confirma el repunte del mercado asiático, tanto como destino de las exportaciones valencianas como origen de las compras de mercancía. Es, tras la UE –con importaciones por valor de 6.000 millones–, el segundo mercado donde la Comunitat se nutre de producto, que superó los 2.500 millones de euros.

Y la tendencia es al alza, incluso por encima del crecimiento de la UE (9,7%). Las importaciones asiáticas aumentaron hasta junio un 13,8%, sobre todo por el repunte de China (45%). No obstante, el principal proveedor valenciano es Alemania, donde compraron mercancía valorada en 1.500 millones, un 19% más.

Aunque la UE es el suministrador más importante de la Comunitat, es también el primer cliente, con ventas por encima de los 6.800 millones (Francia es el primer comprador, con adquisiciones de 1.408 millones, un 7% más). Sin embargo, la balanza comercial con Asia arroja un saldo negativo de 1.800 millones, ya que la Comunitat vendió mercancía por 756 millones. El destino fundamental fue Oriente Medio y China, donde adquirieron producto valenciano por 127 millones, un 24% más que en el primer semestre de 2006.

 

Levante-EMV, Valencia

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha denunciado la posición abusiva que la gran distribución está aplicando sobre la carne de conejo, al quedarse con más del 65% del precio final del producto, mientras que el precio de venta en las granjas, que cotiza en torno a 1,25 euros el kilogramo, se sitúa una cuarta parte por debajo de los costes de producción.


China comprará jamón ibérico Por otra parte, El director general de Ganadería, Carlos Escribano, cerró ayer con el jefe de la delegación de la administración china de supervisión, inspección y cuarentena animal, Wang Jun Shuang, un protocolo para exportar carne de porcino, que se firmará en un acto formal en Pekín. Y destacó que el mercado chino, con más de 1.300 millones de potenciales consumidores, y un importante déficit de carne de porcino para su autoabastecimiento, es «interesante» para el sector español de carne de porcino. La valenciana Jamones Nicolau tiene planes de exportación.

AVA ha denunciado la posición abusiva que la gran distribución está aplicando sobre la carne de conejo, al quedarse con más del 65% del precio final del producto, mientras que el precio de venta en las granjas, que cotiza en torno a 1,25 €/kg, se sitúa una cuarta parte por debajo de los costes de producción. Según un estudio, los productores de conejo deberían recibir más del 30% de los beneficios de la venta final para obtener una renta que cubriera, al menos, los gastos de cría.

 

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha alertado del peligro de desaparición del 50% de las actuales explotaciones de ovino y cunícolas de la Comunitat en el próximo año por la continua pérdida de rentabilidad de ambas cabañas, ante los precios ruinosos de la carne y la subida imparable de los costes de producción, especialmente de piensos y combustibles, que han aumentado más de un 30% en el último año y continúan al alza.

 AVA ha valorado que la próxima campaña del arroz en la Comunidad Valenciana contará con una buena producción que rondará las 115.000 toneladas, una cantidad un 5% superior a la media de los últimos cinco años, con lo que se confirma la recuperación productiva de este cultivo. La reconversión a nuevas variedades más productivas y resistentes a las inclemencias del tiempo y a las plagas, como la Fonsa, la Jsendra o la Gleva, han aumentado el potencial productivo de las explotaciones.

 

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha manifestado su oposición a que la subestación eléctrica prevista para abastecer la ciudad de Dénia se implante en terrenos agrarios protegidos, concretamente en la partida de l´Hort de Polar, tal y como se está planteando desde el Ayuntamiento. 

 

La organización agraria considera inapropiada la instalación de la planta eléctrica en medio de campos de cultivo con el consecuente impacto paisajístico, económico y medioambiental para los agricultores, que, además requeriría la recalificación de los terrenos rústicos actuales.

 

Por este motivo, AVA se ha dirigido en una carta al consistorio municipal de Dénia para que reconsidere la ubicación de la subestación hacia otras zonas más adecuadas de carácter industrial o dotacional en donde no se produzca un impacto tan severo y no se vean perjudicadas las propiedades de los agricultores. 

 

Para el presidente de AVA, Cristóbal Aguado, “los agricultores entendemos la necesidad de instalar esta terminal eléctrica para solucionar los problemas de abastecimiento en Dénia, pero esto no justifica que se ubique en una zona donde va a ocasionar múltiples problemas a los productores agrarios del entorno, como las instalaciones de cableado o las servidumbres de paso, y va a condicionar cualquier actividad agraria futura”.  

 

Por este motivo, Aguado reclama que las infraestructuras de servicio público que afecten el suelo rústico sean “negociadas y consensuadas con los principales propietarios, que son los agricultores, antes de tomar cualquier decisión irreversible, y así se eviten enfrentamientos futuros”.

 

 AVA denuncia que la ruinosa rentabilidad que perciben los agricultores valencianos impide en muchos casos la contratación del seguro agrario, tal como ha sucedido con la mayoría de los viticultores de Villar del Arzobispo afectados por el pedrisco. Con la irrupción de la primera gran tormenta de granizo, ha quedado en evidencia que muchos agricultores no tienen asegurada su cosecha “porque los precios que reciben hacen prácticamente imposible hacer frente a las actuales pólizas de seguro”.

 

Página 70 de 77

Volver