Valora este artículo
(0 votos)

Las fuertes lluvias que se han registrado en las comarcas valencianas han resultado beneficiosas en líneas generales, pues ha contribuido a aumentar los calibres de los cítricos, recargar los acuíferos y limpiar los árboles. Sin embargo, en zonas puntuales la gota fría ha provocado inundaciones en campos y pone en riesgo 60.000 toneladas de satsumas, clementinas y naranjas por problemas de asfixia radicular y podredumbre de los frutos. 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Las intensas lluvias caídas durante las úl­­­­ti­mas horas han provocado, en general, mayores beneficios que perjuicios a la agri­­­­­­­cul­tura va­len­cia­na. AVA-ASAJA destaca que el agua caída anoche servirá para con­­­­so­lidar el au­men­to de calibres que ya propiciaron las precipitaciones de hace dos se­­manas, tanto en cítricos como en algunos cultivos de secano como almendra y oli­va, para recar­gar los acuíferos y para limpiar los árboles.

 

 

“Salvo en las man­da­ri­nas ex­tratempranas, el resto de variedades aumentarán consi­derablemente su ta­ma­ño, con lo que tendremos una cosecha mayor que la marcada por el aforo y al mis­mo tiem­po aumentará el tonelaje de fruta apta para ser comercializada en Europa y en ésos otros mercados emergentes, como Rusia, que este año debemos conso­li­dar por­que tenemos género con el que poder abastecerlos de la mejor manera”, advierte el presidente de esta organización agraria, Cristóbal Aguado. 

 

Por el contrario, las lluvias han vuelto a interrumpir la vendimia en la zona de Utiel-Requena, donde aún quedaba por recoger entre el 15 y el 20% de la cosecha. En la zona también vinícola de la Vall d’Albaida, más concretamente en términos co­mo Ontinyent, Fontanars o Quatretonda, los daños causados a la uva por la viru­lencia del temporal sí son destacables pero para medir su alcance, como en el an­te­rior caso, se requerirá de más días y de comprobar cómo evoluciona la gota fría que aún hoy amenaza con continuar.

 

De igual manera, en algunas zonas de La Safor y La Ribera, en localidades como Xeresa, Xeraco o Sollana, han aparecido campos anegados cuya producción podría peligrar si no se evacua en breve el agua.  En última instancia, las lluvias han sido en muchos casos inoportunas para de­terminados cultivos de hortalizas. Es el caso de algunas explotaciones en La Ri­be­­ra y L’Horta Nord, donde el agua ha arruinado la replantación de lechugas o los cam­­­pos de cebollas donde se acaba de sembrar o de preparar la tierra para la sien­bra.  

 

Al contrario que hace dos semanas, cuando el temporal se cebó con los arrozales causando importantísimos destrozos en este cultivo, el aguacero de ano­che sólo ha interrumpido la siega, que está ya casi culminada, en algunos campos de Cullera. “La gota fría, en líneas generales y salvo daños importantes pero puntuales, está siendo positiva pero habrá que ver cómo se cierra el fin de semana”, concluye Aguado.

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA critica por “irresponsables” las valoraciones hechas por la co­misaria de Agri­cultu­ra, Mariann Fis­cher, quien mi­ni­mi­zó los efectos que tendría sobre la producción española una po­si­ble libertad de ac­ceso a la UE de las na­ranjas de Ma­rruecos.

 

Las declaraciones que Fischer hi­zo en la Eurocámara se producen en pleno proceso de negociación con Marruecos pa­­ra la revisión del Acuerdo de Asociación con la UE, cuando ade­más aún queda pen­­dien­­te cerrarse el polémico Estatuto Avan­zado de integración y me­ses después de que se pactase un segundo tratado comercial con Egip­to, en el que también se han eli­minado las trabas para exportar na­ranjas al mer­cado de los 27.

 

“Fischer no ha po­di­do ser más inoportuna, porque ha servido en bandeja a Ma­rrue­cos una rei­vin­di­ca­ción que, además, encaja perfec­ta­mente con el Plan Verde con el que este país pre­ten­de modernizar su sector horto­fru­tícola para invadir el mer­­­cado europeo con gé­ne­ro barato y de peor calidad”, ad­vierte el líder de esta or­ga­nización, Cristóbal Aguado.  Fischer, en su intervención ante el hemiciclo, arguyó que durante el periodo de vigencia del actual plan, las cotizaciones de las naranjas marroquíes en Europa ha­­­­­bían evolucionado al alza superando el precio mínimo de entrada marcado por la UE y situándose en el entorno del producto español.

 

“Las exportaciones y la pro­duc­ción marroquí están disminuyendo y perdiendo competitividad con respecto a la de la UE”, dijo la comisaria.  AVA-ASAJA matiza a este respecto que, pese a to­­­­do, la irrupción de las naranjas marroquíes es usada por la gran distribución eu­ro­pea para presionar los precios a la baja. De otro lado, la organización agraria des­ta­ca que si la producción del reino aluita no crece ni ocupa mayores cuotas de mer­ca­­do en la UE es –entre otros motivos- porque las bajas cotizaciones europeas in­vi­tan a colocar sus na­ran­jas, bien en su mercado doméstico bien en países terceros, co­mo Rusia.

 

 

En toda la cuen­ca del Mediterráneo, la naranja es, de hecho y con más de 6,6 millones de to­ne­la­das por las no llega a 5 millones que existían en 1985, el cultivo cítrico que mayor incremento en la pro­ducción ha experimentado. Por otra parte, los precios de entrada que usa la CE para venir a jus­tificar una mayor apertura hacia Marruecos, son fácilmente mani­pulables y están mal ajustados puesto que están referenciados a las cotizaciones de los mercados ma­­yoristas cuando son las plataformas de la gran distribución las que marcan la pauta. 

 

“Si ahora además la CE desmantela el sistema de entrada actual que con­te­nía mínimamente las importaciones estará ali­mentando la competencia desleal que Ma­rruecos o Egipto ya practica y a medio plazo ganará cuota a costa del sector español y de  los consumidores, que tendrán un producto de peor calidad y sin la debida seguridad alimenta­ria”, denuncia Aguado quien insta a la CE a mejorar los controles a las importaciones “antes de abrirles las puertas de Europa”.

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reconoce el esfuerzo llevado a cabo en tiempo récord por parte de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación en colaboración con las organizaciones productoras agrícolas para poner en marcha desde la semana pasada la campaña de vacunación contra la enfermedad de la “Lengua azul”. 

 

Ante la demanda del sector ganadero, preocupado por mantener el elevado nivel sanitario de nuestra cabaña, la administración autonómica tiene previsto vacunar antes del 31 de diciembre a 383.654 cabezas de ganado ovino distribuidas en 1.481 explotaciones y a 48.355 bovinos que pertenecen a 604 explotaciones. En total, el número de vacunas serotipo 1 ovino es de 125.000 y la misma cantidad para el serotipo 8. En cuanto a las vacunas para la cabaña bovina 1, la cifra asciende a 15.000 para cada uno de los dos tipos. 

 

“La Conselleria ha habilitado hasta seis puntos de recogida de la vacuna en la Comunitat Valenciana por parte de los veterinarios de las Asociaciones de Defensa Sanitaria. Y lo mejor de todo es que esta campaña no supone coste alguno para el ganadero”, afirma el presidente de la organización agraria, Cristóbal Aguado. 

 

La dirección general de Producción Agraria afirma que no se ha detectado ningún caso de “Lengua azul” en nuestra región pero la puesta en marcha de medidas preventivas -como este adelanto a la Orden Ministerial que se publicará la próxima semana- ayudarán a mantener la calidad de nuestra cabaña ganadera. Se da la circunstancia de que durante el último mes han aparecido focos de la enfermedad en Cataluña, País Vasco, Asturias y Extremadura.

Valora este artículo
(0 votos)

  Los productores de caqui están preocupados por la caída prematura de hojas y frutos que está mermando la cosecha en la zona productora de La Ribera. La Sectorial de Caqui de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) revela que la superficie afectada supera las 1.700 hanegadas (150 hectáreas) y se han perdido ya 3.400.000 kg de caqui. El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, traslada “la enorme inquietud de numerosos asociados porque a día de hoy tanto ellos como esta organización agraria están absolutamente desinformados de lo que está pasando”.

 

Según fuentes del sector, parece ser que el agente causante de la actual caída es un hongo o una combinación de hongos. De igual modo, Aguado critica “a quien corresponda por no haber comunicado al sector las posibles formas de combatir la enfermedad”, sobre todo cuando se da el caso que el año pasado ya hubo un pequeño foco en L’Alcúdia, un foco que esta temporada no cesa de crecer y se ha extendido a toda la comarca. 

 

El presidente de AVA-ASAJA concluye que “mantener a los productores en la incertidumbre que se está generando es señal de ineficacia, incompetencia y de no asumir su responsabilidad”. 

 

Si se cumplen los pronósticos y se registran lluvias en los próximos días, es posible que la caída de hojas y caquis se agrave en La Ribera, superando incluso la superficie afectada hasta el momento. La producción de la presente campaña será similar a la pasada o quizá un poco menor, situándose en las 45.000 toneladas.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) exige al Ministerio de Hacienda más avances fiscales en las negociaciones que está manteniendo con ASAJA en respuesta a las reivindicaciones planteadas en las últimas movilizaciones de los agricultores del mes de junio. El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, asegura que “el Gobierno ha empezado a entender la dramática situación que viven los productores, con una escalada brutal de los costes, aunque las medidas aceptadas son aún manifiestamente insuficientes”.

 

Hacienda se ha comprometido a publicar en febrero una orden que fijará la devolución del Impuesto Especial de Hidrocarburos (0,078 euros/litro) de una forma permanente y regulada, utilizando el mismo sistema que se aplicó temporalmente desde octubre de 2006 hasta septiembre de 2007. Igualmente, la orden fijará la devolución del Impuesto Especial de Hidrocarburos desde el 1 de octubre de 2007 hasta el 31 de diciembre de 2008. 

 

Sin embargo, el Gobierno se niega a rebajar el IVA del gasóleo del 16 al 7%, aduciendo que existe un acuerdo de todos los países de la UE de “no tocar” los impuestos de la energía, porque según ellos, esto incrementaría el consumo. En lo relativo al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Hacienda propone aplicar para aquellos agricultores y ganaderos acogidos al sistema de módulos y durante los años 2008 y 2009, las deducciones que se aplicaron en 2006 y que no se aplicaron en el año 2007: 1.- reducción del 15% en el rendimiento neto previo de la factura de fertilizantes o plásticos. 2.- reducción en el rendimiento neto previo del 35% de la factura del gasóleo. 3.- reducción del 2% del rendimiento neto. Para 2008, y con carácter excepcional, los agricultores que en años anteriores estuvieran en este sistema se les aplicará un 3%. 

 

La organización agraria considera que es necesario incrementar la reducción del 15 al 30% en la factura de los fertilizantes y que sea compatible con la deducción en la factura de los plásticos. Respecto a la estimación directa simplificada, se incrementa del 5 al 10% la deducción de gastos de difícil justificación, cuando ASAJA solicita elevarlo al 15%. 

 

En el capítulo de índices de rendimiento de las producciones del régimen de Estimación Objetiva por módulos, Hacienda publicará una orden antes del 1 de diciembre con los nuevos índices para 2009 y se recogerán cambios que afectarán también a ciertas producciones del año 2008. Es el caso de las hortalizas y el tomate que bajarán del 0,37 al 0,26; la remolacha del 0,32 al 0,13; el vacuno del carne, del 0,26 al 0,13 y el porcino de carne del 0,13 al 0, (en este último caso, solamente para el año 2008). Hasta el 1 de diciembre existen posibilidades de reducir otros módulos en otras producciones: uva de mesa, vacuno de leche, vacuno de cría, frutos secos, algodón, ovino y caprino de leche y de carne, frutales y apicultura.

Valora este artículo
(0 votos)

 

Casi un centenar de agricultores han participado en la IX jornada de Jóvenes Agricultores organizada por AVA-ASAJA sobre ‘La situación actual y futuro del cultivo hortícola en la Comunidad’. El presidente de esta organización, Cristóbal Aguado, ha aprovechado la ocasión para defender las posibilidades de los avances tecnológicos en materia vegetal, especialmente de los trans­génicos, para aplicarlos a la horticultura valenciana como “respuesta ante las crecientes restricciones impuestas por la UE en el uso de los fitosanitarios y a la necesidad de mantener o incluso aumentar la producción”.

 

Aguado ha descrito un panorama marcado por la crisis alimentaria, la caída de la población agraria, el incremento demográfico mundial y la tendencia irrefrenable impuesta por Bruselas dirigida a eliminar materias activas válidas en la lucha contra muchas plagas. “En 15 ó 20 años habrán 3.000 millones más de personas en este planeta por lo que, con menos tierras estamos obligados a producir más y a hacerlo protegiendo nuestras verduras de los insectos o enfermedades sin muchos de los fitosanitarios que antes disponíamos. Por ello, no podemos dar la espalda a los transgénicos, que también son fruto de mutaciones genéticas como las variedades que ahora tenemos, aunque obtenidas de forma no natural, sino forzada”, advierte Aguado quien cloncluye que “sólo necesitamos que estén bien testadas para poder recurrir a ellas”.  

 

De igual manera, Aguado ha aprovechado para anunciar el inicio de contactos con la Conselleria de Medio Ambiente para que, antes de aplicar el Plan de Protección de la Huerta de Valencia, se priorice la aprobación de un pacto que garantice la viabilidad de las explotaciones agrarias que dan sentido al paisaje que ahora se quiere proteger.

 

“No nos negamos a que la huerta se preserve, pero su protagonista es el agricultor y antes que mirar por la defensa de la estética de este entorno hay que asegurarse que el horticultor puede vivir de sus tierras”, advierte el presidente de AVA-ASAJA. La jornada celebrada en el centro experimental de la Fundación Ruralcaja en Paiporta ha permitido conocer, en boca de su director, Carlos Baixauli, las últimas novedades en hortícolas, sistemas de riego y fertirrigación así como producción en invernadero en las que trabaja este centro. Alberto Urbaneja, del IVIA, ha ilustrado a los asistentes sobre los sistemas de lucha biológica contra las plagas, un método que va a más por las mencionadas limitaciones en el recurso a los tratamientos químicos y por las propias exigencias de la gran distribución.  

 

Especialmente interesante ha resultado la ponencia de Jaime Cebolla, del departamento de Biotecnología de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la UPV, quien ha expuesto el proyecto que vienen desarrollando para habilitar un banco de germoplasma con variedades hortícolas tradicionales que ahora han caído en desuso. El banco ya dispone de 7.000 referencias hortícolas que podrían recuperarse y el investigador ha instado a los horticultores valencianos a que colaboren con el proyecto aportando nuevos materiales.

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Según el último informe oficial de Comer­cio Ex­terior, los precios por kilo de cítricos exportados aumentaron de septiem­bre del año pasado a julio del presente un 21% con respecto al mismo periodo del año an­terior. A juicio de AVA-ASAJA, los datos co­rrespondientes a la pasada tem­porada ci­trícola evidencian que fue el histórico des­censo de la producción, de más del 25% en la Comunitat, el que sirvió para regular la cam­paña y permitió con ello me­jorar las li­­qui­daciones tanto del sector comercial como del sector productor. “Como cual­quier em­presa, an­tes de iniciar su gestión comercial, los representantes de todo el sector citrícola he­mos de sentarnos para hablar, planificar y fijar prioridades, porque para esta tem­po­rada la na­tu­raleza no podrá hacer nuestros deberes”, advierte el pre­si­den­te de esta or­ga­nización, Cristóbal Aguado.  

 

Así, siempre según los datos de la Dirección Regional de Comercio del mi­nisterio, a lo largo de la campaña 2007/08 se exportaron 3,13 millones de toneladas de cítricos, un 16% menos que en la 2006/07. Pese a que el volumen colocado en el extranjero fue menor, los operadores lograron facturar un 1% más has­ta llegar a los 2.364 millones de  toneladas. El cociente resultante de tales datos arroja un precio medio por kilo de 0,75 euros, por los 0,62 de la temporada pasada. “Si con menos se consiguió más, ahora que tenemos mayor producción hemos de asegurarnos que ello no signifique peores precios, ni para los citricultores, ni para el comercio”, explica Aguado quien añade que para conseguirlo es “necesario re­gular la calidad, asegurarse que sólo se venderá la fruta más comercial, analizar los consumos de los distintos mercados y relacionarlos con la producción disponible en cada momento…” 

 

El disponer de casi un millón menos de toneladas permitió incluso que du­rante la temporada pasada no se produjera el tradicional cuello de botella en la exportación a Europa que suele hundir las cotizaciones en noviembre y diciembre. Durante ésa crítica fase, según el citado informe, se colocaron muchas más cle­menti­nas y naranjas navelinas que en la temporada anterior e incluso en tales circuns­­tan­cias los precios en destino no se resintieron y aumentaron en tales meses un 15 y un 18%, res­pectivamente.  

 

“Si ahora que tenemos mayor producción la logramos regular en origen, no sólo estaremos mejorando la calidad de nuestro producto y con ello incentivando su con­sumo, sino que además daremos armas a nuestros operadores comerciales para que defiendan mejor el precio ante la gran distribución”, explica el líder de AVA-ASAJA. “Actuar de esta manera –continua Aguado- y hacerlo a través de acuerdos en el seno de Intercitrus sería lo maduro y serio, propio de la citricultura del siglo XXI. Esperar a verlas venir y no aprovechar esta cosecha para incrementar mer­ca­dos y mejorar la imagen de nuestro producto sería ganarnos un nuevo fracaso”.

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncia que aún quedan cinco mil millones de litros de agua (5hm3) procedentes de las lluvias torrenciales de esta semana estancados en los campos de arroz del término municipal de Cullera. Alrededor de 1.400 hectáreas de cultivo de arroz están pendientes de segar, por lo que muchos agricultores ven peligrar sus cosechas al alcanzar el agua la altura de la espiga. También, la campaña de cítricos se verá dañada al permanecer los campos dos días consecutivos inundados.

“Es preocupante que el agua embalsada permanezca demasiado tiempo en los campos de arroz porque este año las labores de la siega se han retrasado y todavía queda mucho arroz por recoger”, afirma Cristóbal Aguado, presidente de la organización agraria. “Tras la tromba de agua de esta semana, añade, la tierra está harta de tanta lluvia y lo peor es que las previsiones meteorológicas para este fin de semana apuntan más precipitaciones en la zona”. 

 

Según los datos del Sindicato de Riegos que está trabajando sin descanso, los motores de la margen izquierda del río Júcar están evacuando 32.500 metros cúbicos a la hora desde el pasado martes. Además, no se ha podido calcular la cantidad de agua que permanece en los campos de la margen derecha del río, aunque se prevé que la cifra sea superior a la de la izquierda. 

Se da la circunstancia de que cuando llueve de manera intensa en la comarca de la Ribera Baixa, Cullera recibe el agua que procede de las montañas de Corbera y va toda a parar a los arrozales, para después acabar en el mar, pero en esta época del año, la paja del arroz está actuando de tapón, impidiendo que el nivel del agua descienda de manera más rápida.

 

 

 

 

Página 70 de 91

Volver