Valora este artículo
(0 votos)

La ministra de Medio Ambiente y Medio Ru­ral, Ele­na Espinosa, ha declarado hoy que según los estudios del Observatorio de Pre­cios no se está apreciando “abusos” en la formación de los precios. Es más, la mi­­nistra ha matizado a este respecto que se están produciendo análisis “simplistas” so­­­bre las diferencias entre precios en origen y en destino. Para el pre­si­den­­­­te de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, estas declaraciones y los informes en los que se ba­san son “una burla al agricultor que es el único eslabón de toda la cadena que no cu­bre ni los costes y que sufre la dictadura de las grandes superficies, que se apro­­­­­ve­­chan de su situación de do­mi­nio para imponer sus precios al resto de agentes”. 

 

En este sentido, AVA-ASAJA rechaza el estudio presentado recientemente al sec­tor sobre la ‘Estructura de la cadena de valor de los cí­tri­­­­cos’ en cuyo análisis se vie­ne a justificar el citado diagnóstico de la ministra. En es­­­te sentido, la or­ga­ni­zación agraria denuncia la “manipulación” que supone haber usa­­­­do en el análisis pre­cios en ori­gen correspondientes a la pasada campaña, en la que la caída drástica de la producción se reflejó en una mejora de las cotizaciones. Pre­­­­cios que, además, han sido ‘hinchados ya que ni de lejos se corresponden con la rea­­­­­lidad de aquel año y mucho menos con la dra­mática situación del presente en la que las diferencias que reconoce el ministerio en la última semana analizada son del 1.914% en naranjas y del 830% en clementinas. 

 

La or­ga­ni­za­ción agraria critica asimismo el doble rasero aplicado al desglo­sar al detalle en el citado estudio to­dos los costes del comercio y el almacén de con­fección (re­­­­colección, transporte, confección, mermas, beneficios…) así como de la central de compras y de la pla­ta­for­ma de distribución (estructura, mermas trans­por­te) e incluso del supermercado (mano de obra, materiales, mermas…) y no hacer lo propio con los precios en ori­gen.

 

 

Para el ministerio las cotizaciones en el campo son sólo el punto de partida y para su cálculo no se consideran ninguno de los elementos que lo conforman (riego, fertilizantes, maquinaria, mano de obra…)   “El ministerio sigue haciendo sus informes de un modo arcáico e interesado po­r­que no hay más ciego que el que no quiere ver…”, denuncia Aguado quien ade­más acu­sa a la Administración central de “negar la evidencia para así actuar como cómplice de las políticas comunitarias que en los últimos años van casi exclusivamente dirigidas a potenciar las importaciones horto­fru­tícolas más baratas y favorecer al oligopolio de las gran distribución europea”.  

 

AVA-ASAJA viene reclamando desde hace años la aprobación de una Ley de Comercio que aclare y vigile cómo se conforman realmente los precios en el campo, qué cues­ta realmente producir para, a partir de esta base, sacar conclusiones sobre cómo se conforma la cadena de valor de toda la cadena alimentaria, no de sólo una parte de ella. “No discutimos los márgenes de la gran distribución, ni del resto de eslabones e in­termediarios pero sí exigimos que el agricultor tenga –como todos los demás- un beneficio y no pèrdidas como las que se han dado durante la primera parte de la campaña citrícola”, concluye el líder de AVA-ASAJA.

Valora este artículo
(0 votos)

El temporal de viento registrado este fin de semana ha causado caídas importantes de cítricos en las comarcas litorales de Valencia, sobre todo de variedades como Navel, Navelina y Lane, que en algunas explotaciones llegan a alcanzar el 100% de la producción, según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA). El viento huracanado también ha provocado en los campos de cítricos importantes daños por ‘rameado’, defoliación y rotura de arbolado.

Las comarcas más afectadas por el temporal son La Ribera, l’Horta Sud, el Camp de Morvedre y La Safor. En frutales, se registran daños destacados en níspero, concretamente en torno al término de Sagunto. Otros cultivos especialmente castigados por el viento son las hortalizas: verduras orientales, tomate, pimiento y berenjena. Los daños en infraestructuras se centran en vallas, cortavientos, invernaderos y mantas térmicas, que en zonas costeras, incluso han sido arrancadas del suelo. El derribo de este tipo de construcciones hace aún más penosa la economía del agricultor puesto que, en muchos casos, la inversión todavía no se ha amortizado.

 

Además, la mayoría de infraestructuras no tiene cobertura en el actual sistema de seguros agrarios y, prácticamente, es imposible asegurarlos en el sector privado. Si no se reponen daños de protección en los próximos días, la organización agraria estima que mucha producción hortícola puede perderse.  Ante la gravedad de los daños y la urgente reparación de las infraestructuras, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, solicita a la Conselleria de Agricultura y al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino que agilicen una línea de medidas de apoyo para los agricultores afectados. 

 

Con carácter general, el seguro trata el viento huracano como un riesgo dentro del paquete de daños excepcionales. En cítricos, los daños de vientos dependen de la línea de seguro contratada. En la línea de explotación, los daños están cubiertos tanto en producción como en plantación. En el seguro multicultivo (el mayoritario), los daños dependen de la opción elegida: las parcelas con opciones exclusivamente de pedrisco sólo tienen cobertura para daños en el arbolado debido a arranques o roturas; los campos con cobertura de helada, sin embargo, tienen cubiertos los daños anteriores y además, los que haya sufrido la fruta, tanto la tirada por el viento como la ‘rameada’ en los árboles. 

 

En la provincia de Valencia, AVA-ASAJA estima que sólo el 40% de la producción asegurada de cítricos tiene cubierto los daños por viento en la fruta. “Pese a contar con uno de los mejores sistemas de seguros agrarios del mundo, año tras año venimos sufriendo siniestros que bien no tienen cobertura o el nivel de aseguramiento está muy por debajo de la producción en campo. Todo esto debe hacer reflexionar a las administraciones, sobre todo, en un año en el que el Ministerio ha decido reducir las subvenciones a la contratación de seguros agrarios”, afirma Aguado.

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA alerta de que la producción de arroz valenciana corre peligro tanto por las restricciones fitosanitarias ya en vigor co­mo por las que se impondrán en aplicación de la nueva regulación ahora aprobada por el Parlamento Europeo. "Es ne­ce­sa­rio que la Ad­mi­nistración central, la europea y las grandes empresas de filosa­ni­ta­rios “sean flexibles para que la co­se­cha no produzca daños so­bre el eco­sis­tema de La Albufera y del Marjal Pego-Oliva”, advierte el presidente de la or­ga­ni­za­ción agra­­ria, Cristóbal Aguado.

La aplicación de la Directiva 91/414 dejará en breve a los arro­ce­ros sin casi al­ternativas para la lucha contra las malas hierbas y algu­nos pa­tó­ge­nos –co­­­mo el pul­­gón- pero especialmente contra las dos principales pla­gas: el ‘cu­cat’ y la ‘py­­­­ri­cu­la­ria’, que podrían reducir la producción en las zonas afectadas a cero. En el pri­­­mer ca­so, la conselleria ha venido am­pliando la aplicación de técnicas bio­lógicas (no quí­mi­cas) hasta el punto de que el control del insecto se realiza hoy ín­te­gra­men­te con téc­nicas de confusión sexual (feromonas).

 

No obstante, en oca­sio­nes, se ob­ser­­­van focos para los que sería indispensable dejar alguna ma­te­ria para su uso oca­sional. Por ello AVA-ASAJA reclama que se ofrezca una alternati­va, para lo cual será ne­ce­sario que la Administración cola­bo­re con la in­dus­tria fitosanitaria y con el sector en la realización de ensayos y prue­bas. En cuanto a la ‘pyricularia’, de las cuatro materias activas hoy existentes, dos no po­drán usarse en la próxima campaña y la tercera de­sa­pa­re­­cerá en 2011.

 

Al de­jar un único fungicida, la repetición de tratamientos provocaría que a medio plazo se den resistencias. Por este mo­tivo AVA-ASAJA re­clama que, como en otros Estados miem­bro, se reconozca una quinta sus­tan­cia ac­tiva que aho­ra se usa en otros cul­ti­vos. Por otro lado, los tratamientos que se realizan contra este hongo son aéreos, con helicópteros que vue­­lan a muy baja altura para evitar la deriva, dosis muy con­tro­ladas y en dos únicas pa­­sadas anuales (julio y agosto) para tirar pro­duc­to a con­cen­­traciones bajas.

 

La nueva directiva prohíbe las fumigaciones aéreas salvo en circunstancias ex­cepcionales, que AVA-ASAJA cree que se cum­plen en es­te caso. “Los arroceros ya trabajan con muchas limitaciones por cultivar en el seno de un parque natural y sólo falta que, además, se queden sin materias activas contra plagas y enfermedades y se limite aún más el uso de las que queden”, advierte Aguado, quien concluye que de ser así “se daría el efecto contrario al pretendido porque el eco­sistema depende del man­teni­miento de los arrozales”.   

 

En última instancia AVA-ASAJA muestra su preocupación por el escaso mar­gen de reacción que tendría el sector si se introdujera un nuevo pa­tó­­geno, como el que ya se ha detectado en algunos arrozales españoles con los ‘quironómidos’ (gusanos rojos y blancos) frente a los que de momento no hay solución.

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA reclama un mayor esfuerzo inversor destinado al fomento de la lucha biológica y más financiación para investigar fitosanitarios en ‘cultivos menores’, como muchas hortalizas, el caqui o la chufa. La organi­za­ción agraria reclama a las administraciones que trabajen para amortiguar los efectos de la aplicación de la Directiva sobre Uso Sostenible de Pla­gui­cidas y Reglamento sobre la Autorización y Comercialización de Productos Fitosa­nitarios cuyos informes se han votado hoy en el Parlamento Europeo.

 

 “Como veníamos advirtiendo será la agricultura mediterránea, que es la que más necesita de los insecticidas, la gran perjudicada por la nueva regulación que pronto entrará en vigor”, advierte el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado.  AVA-ASAJA valora, como ya advirtió tras conocer el compromiso alcanzado el pa­sado 17 de diciembre entre los negociadores parlamentarios, el Consejo y la Comisión, al­gu­nos de los cambios introducidos sobre la ‘apocalíptica’ propuesta rea­lizada en no­­­viembre por la Co­misión de Medio Ambiente del PE.

 

De igual manera, la organización agraria ad­vier­te que el alcance del nuevo marco normativo dependerá de su redacción y previ­si­blemente, su de­sa­rrollo dejará un amplio margen de interpretación tanto a los Es­ta­dos miembros –que debarán de redactar ahora los Planes Nacionales de Acción- como a Bru­selas, que deberá supervisarlos.  

 

Pese al intento de mejorar el texto por parte de un grupo de eurodiputados españoles, este acuerdo podría suponer –según los cálculos de ASAJA- la reducción de en­tre el 9 y el 21% de las sustancias activas. Esta desaparición se debe en parte al de­sarrollo de una normativa más restrictiva para la autorización, en algunos casos, sin jus­tificación cien­tífica alguna, de fitosanitarios lo que podría conducir a una seria disminución del rendimiento de ciertos cultivos y a un aumento de la resistencia de las pla­gas a las sustancias que queden.

 

A modo de ejemplo, los cítricos o el olivar podrían ver su producción disminuida entre un 40 y un 80%. Sin embargo, algunas de las cláusulas introducidas a última hora para evitar una re­ti­rada masiva de fitosanitarios, podrían dar tiempo al sector y a la industria fitosanitaria para bus­car al­ter­na­tivas químicas y biológicas que permitan reducir con­siderablemente estas mer­mas.  Y serán, ya son de hecho, los cultivos menores -prácticamente todas las hortalizas y algunas frutas- los más perjudicados, puesto que son los que las compañías fabricantes de fito­sa­nitarios más desatienden por ser menos rentables. “España debe luchar ahora porque la Comisión Europea presente lo antes posible la propuesta prometida para crear un fondo comunitario con el que financiar los ensayos fitosanitarios para la autorización de los pro­ductos para ‘usos menores’”, señala Aguado.  

 

AVA-ASAJA lamenta especialmente la nueva incongruencia de la UE que supone ha­ber impuesto a los agricultores europeos la regulación de fitosanitarios más exigente del mundo sin mantener la misma exigencia a las de los países terceros. “La producción foránea podrá usar productos prohibidos para los europeos y la falta de controles en las fronteras posibilitará que sigan entrando con tales importaciones nuevas plagas. Pero ahora habrá una diferencia: estaremos más limitados que nunca para poder luchar contra ellas”, augura Aguado. Uno de los elementos más recriminables de este proceso ha sido la ausencia de un estudio oficial del impacto que esta legislación podría tener sobre la producción agraria, la disponibilidad de alimentos, la renta y el empleo de las zonas rurales y los efectos en ma­te­ria de sanidad.

 

En este sentido, AVA-ASAJA lamenta las declaraciones vertidas por una de las po­nentes de la nueva regulación, Hiltrud Breyer (Los Verdes) quien ayer tildó la votación de hoy como “una decisión histórica, porque la UE se ha situado del lado de los consu­mi­dores, de la salud y no se ha arrodillado ante la industria”. Para Aguado lo “realmente triste es que al­guien tan ignorante y tan desinformado, tan lejano al campo y a la propia sanidad, haya sido la máxima impulsora de esta regulación”. 

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) estima que las heladas que se han producido durante las dos últimas madrugadas han ocasionado daños leves en campos de cítricos y hortalizas de las comarcas litorales y de interior. Según los servicios técnicos de AVA-ASAJA, habrá que esperar a que termine este episodio de frío polar para poder apreciar las posibles mermas de producción. Los cultivos más afectados han sido las alcachofas, las habas y la coliflor, especialmente en Camp de Turia.

 

Así, el frío ha perjudicado el aspecto externo de las hortalizas, quemándolas, y en algunas partidas la calidad del producto se ha visto afectada. En cuanto a los daños en otro tipo de verduras de invierno en la misma comarca, cabe destacar que las coles, espinacas y lechugas han amanecido con escarcha y habrá que espera la evolución del cultivo para comprobar su posible recuperación. En todas las comarcas citrícolas las heladas han sido aisladas y su intensidad muy variable según la ubicación de la parcela cultivada, pero en general leves. 

 

No obstante, los servicios técnicos de AVA-ASAJA valoran que la cantidad de horas-frío de este temporal es muy favorable para el descanso invernal de algunos árboles frutales como melocotón, nectarina, albaricoque o cereza. “Siempre es bueno que haga frío con mesura ya que la fruta de verano depende en parte de un invierno como toca. Ahora bien si las bajas temperaturas persisten durante varios días y afectan al litoral tendremos que empezar a preocuparnos”, afirma el presidente de la organización agraria Cristóbal Aguado, quien añade “que es hora de pasar los partes de siniestro, realizar las peritaciones y cuantificar los daños”. 

 

En cuanto a las bajas temperaturas, en la Hoya de Buñol, han sufrido cinco grados bajo cero algunas zonas y destacan, además, los cuatro grados bajo cero de algunos municipios de Camp de Turia o La Ribera Alta.

Valora este artículo
(0 votos)

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, ha des­crito como una “burla grotesca al consumidor y al productor” la campaña publicitaria ini­ciada recientemente por Don Simón para promocionar sus zumos de naranja. En los anun­cios televisivos que vienen apareciendo desde mediados de diciembre, la marca sugiere que sus jugos ‘recién exprimidos’ tienen más pro­­­piedades nu­tritivas que las na­­ranjas frescas.

Es más, la campaña vuelve a incidir en esta comparación al venir a con­cluir en un segundo spot que resulta más barato adquirir sus ‘tetabricks’ re­frigerados que comprar los cítricos di­rec­ta­mente en la frutería. “García Carrión ha consagrado una estrategia pro­vo­ca­dora basada en me­­dias ver­dades pero ahora ha llegado más lejos y parece aspirar al absurdo de competir, no con otras marcas de zumo, sino con las propias naranjas en fresco”, advierte Aguado quien lla­ma por este motivo a los consumidores al boicot contra esta marca. 

 

AVA-ASAJA recuerda en este sentido que, pese al mensaje deliberadamente ambi­guo y confuso lanzado por esta industria, los zumos directos a los que se alude en tales anun­cios –como todos los demás-  son sometidos a pasteurización para eliminar los posibles gér­­menes, por lo que necesitan conservarse bajo refrigeración. En cualquier estudio mí­ni­mamente riguroso se aclara que el proceso térmico aplicado a los cítricos altera sus cualidades nutritivas, cosa que no ocurre con las naranjas frescas que, independientemente de su fecha de re­co­lec­ción, conservan casi íntegramente tales cualidades.

 

 

 

“Sugerir o tratar de conducir a en­ga­ño al com­parar las propiedades de los cítricos frescos y su zumo natural con los jugos in­dustriales es incluso ofen­sivo para la inteligencia de los consumidores”, señala el presidente de esta organización agraria. Ni siquiera es ajustado el describir a este producto como “recién exprimido” –como se re­mar­ca en sen­dos anuncios- porque por éste se entiende el que es ob­te­ni­do para consumirlo en el ac­to, sin tra­ta­miento posterior alguno. 

 

Don Simón acumula, por otra parte, un denso currículum de campañas publicita­rias confusas, que han merecido la reprobación del Jurado de Autocontrol, la Asociación pa­ra la Autorregulación de la Comunicación Comercial que está integrada por las prin­cipales agen­cias de publicidad, anunciantes y medios de comunicación del país. Sin ir más lejos, en 2007 este organismo de arbitraje extrajudicial obligó a este sello a eliminar de sus anuncios la referencia a que sus jugos eran “cien por cien naturales”. AVA-ASAJA va a pre­sentar en breve una reclamación ante esta organización y ante el propio Ministerio de Sa­nidad y Con­su­mo instando a que se retire cuanto antes tan nociva e inoportuna campaña.

Valora este artículo
(0 votos)

 AVA-ASAJA denuncia que la falta de liquidez que arrastran los viticultores de Utiel-Requena se ha visto agravada por la dinámica de esta cam­­paña, en la que las ventas siguen paralizadas, lo que ha provocado que se retrasen las la­bores agrarias propias de la época. “La improvisación y el retraso del Gobierno a la ho­ra de con­cretar las me­di­das de la nueva OCM del Vino está agravando la caída del consumo y de la demanda de vino que se sufre a causa de la crisis económica”, denuncia el pre­si­den­te de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado.

Efectivamente, según estima la organización agraria, a estas alturas de la campaña los productores de la comarca de interior valenciana sólo han podido colocar en torno al 15% de la cosecha cuando en las mismas fechas de la pasada temporada ya se había ven­dido alrededor del 50%. La falta de ingresos por parte de los viticultores se está viendo ali­men­tada, además, por el retraso en la concreción del paquete de medidas del programa de apo­­yo al sector vinícola vinculado a la nueva OCM del vino que, cuatro meses más tarde de iniciarse la vendimia, aún no han si­do aprobadas.

 

Un hecho que también está facilitando la parálisis en las compras en origen de bodegas y cooperativas, que no sólo sufren la falta de demanda sino que además no pueden planificar la campaña por la incertidumbre que aún rodea a medidas como la destilación de uso de boca y que ven como su cuota de mercado está siendo ocupada por los caldos de otras procedencias, como los italianos o franceses. En estas fechas los viticultores deben afrontar los gastos derivados tanto de la poda co­mo del llamado ‘abonado de fondo’, que supone la fertilización con materia orgánica o mineral.

 

Retrasar ambas labores no sólo podría encarecer el proceso sino que también su­pon­dría provocar mermas en la calidad futura de las vides. Pe­ro difícilmente un productor se va a decidir a afrontar tales inversiones si, por ejemplo, aún no sabe si sus explotaciones han sido beneficiadas o no de las primas para el arranque voluntario de vides. Conviene re­cor­dar a este respecto que desde la Comunitat se cursaron casi 3.000 solicitudes de arran­que y que sólo 1.434 fueron atendidas. Sin embargo, aún no se han publicado las re­so­lu­ciones identificando a los beneficiarios de tales primas. 

 

Tampoco contribuye en nada a que los viticultores se decidan a iniciar la poda o el abonado el hecho de que todavía no se conozca qué será de los planes de reconversión o reestructuración de los viñedos, cuya partida el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural parece estar abocado a reducir para así obtener fondos para la destilación de uso de boca. “Los productores no sólo sufren el parón en las compras sino que además se ven per­ju­di­ca­dos por la incertidumbre que el Gobierno es­tá generando en los mercados y en el campo en tor­­no a la gestión de la nueva OCM de Vino, que ya advertimos que en po­co podría con­tri­buir a aliviar situaciones de dificultad”, concluye Aguado.

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA denuncia la “mala fe” demostrada por el Mi­­nisterio de Industria que, presionado seguramente por las eléctricas y sin ad­ver­tirlo ni ne­go­ciarlo con las organizaciones agrarias, ha impuesto cam­bios de última hora en los horarios que marcan los precios de los riegos de alta tensión así como en las tarifas de baja tensión. Así lo re­co­ge hoy, 31 de diciembre, el Boletín Oficial del Estado (BOE) en la orden ITC/3.801/2008 de 26 de diciembre por la que se revisan las tarifas eléctricas a partir del 1 de enero de 2009.

Valora este artículo
(0 votos)

Según un estudio de AVA-ASAJA, en lo que lle­va­mos de campaña los citricultores acumulan ya 134 millones de eu­­ros en pérdidas a cau­sa de la ‘venta a pérdidas’ a la gran distribución por parte del co­mer­cio. El dato ha sido anun­ciado esta mañana por el presidente de esta or­ganización, Cristóbal Agua­do, en el trans­curso del tradicional balance agrario anual.  Para Aguado, 2008 viene mar­ca­do, además, porque el problema estructural de aban­dono de campos y de falta de re­levo ge­neracional en el campo se ha acelerado por el “brutal” aumento de todos los costes de pro­duc­­ción –fitosanitarios, fertilizantes, energéticos para el riego y el gasóleo- ade­más de por el nue­­vo repunte en la inseguridad en el campo, que ya ha provocado el primer incidente en el que un agricultor se ha defendido a tiros frente a los delincuentes.

 

El líder de AVA-ASAJA, además, ha achacado la desconvocatoria del paro citrícola no sólo a la bu­ena pre­dis­posición ne­go­ciadora de la Generalitat sino fundamentalmente a la falta de “im­pli­cación” del co­mercio en la movilización. La presión de la gran distribución ha provocado, según el citado estudio, que la co­mer­cialización de mandarinas clemenules/orogrande se haya realizado a una media de 0,12 €/kg por de­bajo de los costes, lo que ha supuesto unos 72 millones de euros de pérdidas asumidas por los ci­tri­cul­tores.

 

En idéntico sentido, la venta de na­ran­jas Navelina acu­mula un déficit 0,06 €/kg lo que supondrá que el citricultor sufra una merma en sus rentas de otros 42 millones. Por último, las clementinas (Oroval, Ma­ri­sol, Mioro, Loretina, Oronules, Nules y Orograndes) que no se recolectaron por los da­ños causados por las lluvias de octubre o por el exceso de madurez acumulado suponen otros 20 millones. “En cualquier empresa, la venta a pérdidas supondría su de­sa­parición. El abuso de la gran distribución está matando a los citricultores y está impidiendo que el sector agrario sea el motor para salir de la crisis”, ha de­­nunciado Aguado. En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA ha alertado que la permisividad del co­mercio citrícola con la venta a pérdidas -sabiendo que pese al incremento de la pro­ducción la fruta comercial está siendo la misma que en la temporada pasada- supone el “inicio de una nueva y penosa etapa en la citricultura”.

 

En este mismo sentido ha matizado que, frente a esta situación, las principales organizaciones agrarias va­lencianas convocaron un paro ci­trí­cola que, finalmente, ha tenido que ser suspendido no tan­­to por la buena disposición a la negociación de la tabla reivindicativa propuesta a Gene­ra­­litat, sino por la falta de “im­pli­cación” de los operadores comerciales valencianos. “La ma­yo­ría no estuvo dispuesto a no trabajar y sólo el comercio es el que tiene capacidad para paralizar la cadena”, ha asegurado Aguado quien, pese a todo, ha reseñado que en “algún momento se tendrá que hacer una gran protesta”.  

 

Por otra parte, el dirigente agrario ha lamenta­do la falta de atención al sector citrícola prestada por el Ministerio de Medio Ambiente y Me­dio Rural, que re­cien­temente se limitó a contestar por carta a la petición de una reunión urgente con la ministra Elena Espinosa remitiendo la cuestión al secretario general del departamento, Josep Puxeu. “La falta de interés de­mostrada por el Gobierno con un sector que da trabajo diariamente a más de 150.000 per­so­nas con­tras­ta con la atención prestada a otros sectores como la banca, la construcción o los au­to­mó­viles. Tomamos nota”, ha remarcado Aguado.  

 

El año 2008 será recordado también por el espectacular repunte de todos los fac­tores de producción. Así, durante el ejercicio que ahora acaba la subida del precio de los fitosanitarios se ha situado entre el 8 y el 102% y la de los fertilizantes entre el 36 y el 234%. De igual manera, en el momento en el que se concentraron la mayor parte de las labores agrarias que son mecanizadas (inicio de la campaña arrocera, citrícola y la vendimia) el gasóleo agrícola alcanzó su máximo con una subida de en torno al 60%.

 

Por último, la energía eléctrica necesaria para la extracción de las aguas subterráneas del regadío va­lenciano se ha encarecido un 30% por efecto de la llamada liberalización de las tarifas y, en el caso de las comunidades de regantes que no hayan formalizado nuevos contratos, la su­bi­da acumulada llega ya al 50% debido al recargo sumatorio aplicado todos los meses. “La liberalización de la energía no es real, entre otras cosas, porque deberíamos tener la posibilidad de ir a contratar la electricidad allá donde ésta sea más barata, como en Francia”, ha denunciado Aguado. 

 

Para finalizar, el líder agrario ha lamentado la escalada de inseguridad que, lejos de remitir, azota al campo. Así, ha aludido a los últimos desgraciados incidentes en los que varios agricultores resultaron gravemente agredidos, apaleados incluso, por los delincuentes en sus propias propiedades. Una oleada de robos de cosechas, en pozos de riego y granjas que en las últimas fechas provocó que un agricultor hastiado por la situación repeliera a unos atacantes con tiros. “Lo veníamos advirtiendo y al final ha pasado. Es necesaria una acción conjunta de todas las administraciones para garantizar mayor seguridad en el campo y que el Gobierno se decida, de una vez por todas, a promover cambios en el Código Penal para endurecer este tipo de delitos. Si no es así todo esto irá a peor”, ha advertido Aguado.

Página 70 de 94

Volver