Valora este artículo
(0 votos)

Según el último informe oficial de Comer­cio Ex­terior, los precios por kilo de cítricos exportados aumentaron de septiem­bre del año pasado a julio del presente un 21% con respecto al mismo periodo del año an­terior. A juicio de AVA-ASAJA, los datos co­rrespondientes a la pasada tem­porada ci­trícola evidencian que fue el histórico des­censo de la producción, de más del 25% en la Comunitat, el que sirvió para regular la cam­paña y permitió con ello me­jorar las li­­qui­daciones tanto del sector comercial como del sector productor. “Como cual­quier em­presa, an­tes de iniciar su gestión comercial, los representantes de todo el sector citrícola he­mos de sentarnos para hablar, planificar y fijar prioridades, porque para esta tem­po­rada la na­tu­raleza no podrá hacer nuestros deberes”, advierte el pre­si­den­te de esta or­ga­nización, Cristóbal Aguado.  

 

Así, siempre según los datos de la Dirección Regional de Comercio del mi­nisterio, a lo largo de la campaña 2007/08 se exportaron 3,13 millones de toneladas de cítricos, un 16% menos que en la 2006/07. Pese a que el volumen colocado en el extranjero fue menor, los operadores lograron facturar un 1% más has­ta llegar a los 2.364 millones de  toneladas. El cociente resultante de tales datos arroja un precio medio por kilo de 0,75 euros, por los 0,62 de la temporada pasada. “Si con menos se consiguió más, ahora que tenemos mayor producción hemos de asegurarnos que ello no signifique peores precios, ni para los citricultores, ni para el comercio”, explica Aguado quien añade que para conseguirlo es “necesario re­gular la calidad, asegurarse que sólo se venderá la fruta más comercial, analizar los consumos de los distintos mercados y relacionarlos con la producción disponible en cada momento…” 

 

El disponer de casi un millón menos de toneladas permitió incluso que du­rante la temporada pasada no se produjera el tradicional cuello de botella en la exportación a Europa que suele hundir las cotizaciones en noviembre y diciembre. Durante ésa crítica fase, según el citado informe, se colocaron muchas más cle­menti­nas y naranjas navelinas que en la temporada anterior e incluso en tales circuns­­tan­cias los precios en destino no se resintieron y aumentaron en tales meses un 15 y un 18%, res­pectivamente.  

 

“Si ahora que tenemos mayor producción la logramos regular en origen, no sólo estaremos mejorando la calidad de nuestro producto y con ello incentivando su con­sumo, sino que además daremos armas a nuestros operadores comerciales para que defiendan mejor el precio ante la gran distribución”, explica el líder de AVA-ASAJA. “Actuar de esta manera –continua Aguado- y hacerlo a través de acuerdos en el seno de Intercitrus sería lo maduro y serio, propio de la citricultura del siglo XXI. Esperar a verlas venir y no aprovechar esta cosecha para incrementar mer­ca­dos y mejorar la imagen de nuestro producto sería ganarnos un nuevo fracaso”.

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncia que aún quedan cinco mil millones de litros de agua (5hm3) procedentes de las lluvias torrenciales de esta semana estancados en los campos de arroz del término municipal de Cullera. Alrededor de 1.400 hectáreas de cultivo de arroz están pendientes de segar, por lo que muchos agricultores ven peligrar sus cosechas al alcanzar el agua la altura de la espiga. También, la campaña de cítricos se verá dañada al permanecer los campos dos días consecutivos inundados.

“Es preocupante que el agua embalsada permanezca demasiado tiempo en los campos de arroz porque este año las labores de la siega se han retrasado y todavía queda mucho arroz por recoger”, afirma Cristóbal Aguado, presidente de la organización agraria. “Tras la tromba de agua de esta semana, añade, la tierra está harta de tanta lluvia y lo peor es que las previsiones meteorológicas para este fin de semana apuntan más precipitaciones en la zona”. 

 

Según los datos del Sindicato de Riegos que está trabajando sin descanso, los motores de la margen izquierda del río Júcar están evacuando 32.500 metros cúbicos a la hora desde el pasado martes. Además, no se ha podido calcular la cantidad de agua que permanece en los campos de la margen derecha del río, aunque se prevé que la cifra sea superior a la de la izquierda. 

Se da la circunstancia de que cuando llueve de manera intensa en la comarca de la Ribera Baixa, Cullera recibe el agua que procede de las montañas de Corbera y va toda a parar a los arrozales, para después acabar en el mar, pero en esta época del año, la paja del arroz está actuando de tapón, impidiendo que el nivel del agua descienda de manera más rápida.

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Las lluvias torrenciales han causado un daño añadido en los campos de arroz del Parque Natural de La Albufera. Con la repentina subida del nivel del agua -que en muchas parcelas alcanza las espigas- los patos y otras especies acuáticas que habitan en el lago se han desplazado a arrozales situados a varios kilómetros de distancia y que aún están por recolectar, y están comiéndose buena parte de las producciones. En principio, estas parcelas debían estar secas, por lo que la fauna acuática no se interesa por buscar comida allí.

Ante la gravedad de este nuevo perjuicio para los arroceros, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) exige a la Conselleria de Medio Ambiente que incluya las valoraciones de los daños que puedan cometer las aves acuáticas durante estos días al paquete de ayudas que el departamento de José Ramón García Antón establece cada año para compensar los daños que la avifauna del Parque Natural causa sobre las producciones. 

 

“En lugar de abandonar a los agricultores afectados a su suerte, Medio Ambiente debería cumplir con su responsabilidad y, en caso de que haya daños, indemnizar a los propietarios de explotaciones afectadas por las aves”, advierte Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA. “Si no pagamos los perjuicios entre todos, y sigue siendo el agricultor el que lo paga de su bolsillo, la sociedad perderá unos aliados imprescindibles para mantener un paisaje verde y equilibrado”. 

 

Hortalizas destrozadas

El temporal también ha destrozado las hortalizas cultivadas en Sueca y alrededores. Alcachofas, acelgas, coles, espinacas, perejil o nabos se han echado a perder en diferentes períodos del cultivo por exceso de agua lo que puede causar la proliferación de hongos como ‘Rizoctonia’ o ‘Botrytis’ y defoliación masiva. 

 

Exenciones fiscales

Por otra parte, Aguado exige al delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, medidas fiscales que compensen las pérdidas millonarias causadas a los arroceros: la aplicación de la exención del Im­­puesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) Rústica, la supresión de los índices de los módulos del IRPF en todos los municipios afectados, así como la condo­na­ción de las cuotas de la Seguridad Social a los agricultores.

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reclama a la Administración una valoración más objetiva de los daños ocasionados por las lluvias torrenciales en el arroz y los cítricos de la Ribera Baixa. Ante la gravedad de la situación, la organización agraria exige al Delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, que esta mañana ha visitado la zona castigada, medidas fiscales que compensen las pérdidas millonarias causadas a los agricultores.

En este sentido, AVA-ASAJA reclama la aplicación de la exención del Im­­puesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) Rústica, la supresión de los índices de los módulos del IRPF en todos los municipios afectados, así como la condo­na­ción de las cuotas de la Seguridad Social a los agricultores. 

 

“Pese al correcto funcionamiento general del sistema de bombeo y de ace­quias de los arrozales, que está consiguiendo reconducir buena par­te de las llu­vias hacia el mar, el nivel del agua sigue aún a mitad de la tarde de hoy por en­­cima de las espigas del cereal”, explica el presidente de AVA-ASAJA, Cris­tó­bal Aguado.

 

Esta era la situación que se daba en muchas parcelas situadas en el norte del término de Sueca y entre éste y Cullera, donde el agua desviada des­de las escorrentías a los campos de cítricos situados a mayor altura sigue su cauce natural hacia los arrozales, lo que está agravando el problema. La organización agraria se ratifica en los términos del comunicado an­te­rior sobre los daños ocasionados en 3.000 hectáreas de arrozales, pero matiza que hasta que los campos evacuen toda el agua, será imposible evaluar las pér­didas. Será en ese mo­mento cuando se retomen las labores de siega ahora interrumpidas y se observe el estado en el que ha quedado el cereal.

 

“Pero a la merma en la cosecha habrá que añadir entonces los daños que se aprecien cuando las segadoras pasen por los humedecidos caminos rurales y márgenes de los campos, muchos de los cuales si no han sido destrozados ya, se verán dañados por la maquinaria”, añade Aguado. La persistencia y la intensidad de las precipitaciones amenaza, por otra parte, con invertir el efecto positivo que el agua causó sobre los cítricos de la zo­na.

 

Si en un primer momento las lluvias fueron bien recibidas por los ci­tricultores porque servirían para mejorar el calibre de algunas variedades de cle­mentinas y naranjas aún inmaduras, ahora muchos de estos campos per­ma­necen anegados, por lo que en breve podrían producirse problemas de hongos y de asfixia radicular. AVA-ASAJA recomienda a los agricultores que realicen los tratamientos fungicidas necesarios y solicita a la Conselleria de Agricultura que, al menos, reparta gratuitamente los productos pertinentes para acometer los tratamientos cuanto antes. 

 

Valoración del Aforo citrícola 

A partir de los datos del aforo citrícola de la Comunitat Valenciana dados a conocer hoy, AVA-ASAJA destaca que “se recupera la normalidad ya que la pro­ducción citrícola se sitúa en la media de los últimos años”.  Sin embargo, se aprecia un déficit de clementinas: “El aumento del to­nelaje de mandarinas se atenuará por el bajo calibre obtenido en esta cam­paña, por lo que –en líneas generales- la fruta que se podrá comercializar está muy ajustada a la demanda y el incremento global de la cosecha no tiene por qué presionar a la baja a los precios”.

 

De cualquier manera, para hacer una valoración más completa sería necesario esperarse a conocer los datos del aforo andaluz. Por su parte, la previsión dada a conocer por Murcia confirma la tendencia a la baja que se dará en la producción de clementinas, que en esta autonomía registra un descenso del 12% respecto a la temporada pasada. 

 

El presidente de AVA-ASAJA reitera que “el sector citrícola debe ser consciente de la necesidad de conseguir poner en el mercado la máxima calidad con precios justos que permitan dar beneficios a todos los escalones de la cadena, incluido el citricultor”. En este sentido, reclama la colaboración de los operadores comerciales, tanto las cooperativas como el comercio privado.  

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Tras llegar en julio a un pacto agrícola con Egip­­­to, la Co­misión Europea (CE) se dispone a renovar el Acuer­do de Aso­­­­­­cia­ción con Marruecos, que ya ha mostrado su voluntad de liberalizar el co­mer­cio de na­­ranjas así como el de otras tantas hortalizas. A juicio del presidente de AVA-ASAJA, Cris­tó­bal Aguado,  “las concesiones hechas a Egipto no pue­­­­den ser la ex­­cusa para apli­car el mismo trato a Marruecos, porque si en el primer caso fue un error grave, en el segundo sería mayúsculo pues sentaría un peli­groso precedente que impulsaría aún más la competencia desleal del resto de productores me­di­te­rrá­neos en el mercado europeo”.

 

En este sentido, el líder de esta organización au­gura que si finalmente se amplían las concesiones al país alauí a medio plazo se re­sen­ti­rán las cotizaciones citrícolas europeas. En este sentido, AVA-ASAJA confía en que Bruselas mantenga la postura que anun­­­­ció el lunes la comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Boel, quien afirmó que la CE defenderá los precios mínimos de entrada actuales pa­ra las im­­porta­cio­nes europeas de frutas y hortalizas marroquíes.

 

Sin em­­­­bargo, desde el ejecutivo comunitario nada se ha mencionado sobre el man­te­ni­miento de los contin­gentes a partir de los cuales las im­por­ta­ciones horto­frutícolas su­fri­­rían pe­nalizaciones arance­la­rias. “Seguir con los precios de entrada sin fijar un to­ne­­laje má­­ximo no serviría de casi nada porque tales cotizaciones de acceso, ade­­­más de estar mal ajustadas, se pueden manipular con cierta facilidad”, advierte Agua­do.  

 

AVA-ASAJA reclama, en consecuencia, que se mantengan las privilegiadas con­­­d­­iciones que Marruecos ya consiguió con el anterior tratado, firmado a finales de 2003 y que establece en el caso de los cítricos contingentes y precios de entrada pa­ra las naranjas y clementinas (las que se comercializan entre noviembre y febrero) pero que ya dejó sin tonelaje máximo –aunque sí con precio mínimo- al resto de man­­da­rinas. 

 

La organización agraria teme que, a cambio de lograr concesiones marro­quíes para la venta en aquel país de cereales y otros productos eu­ropeos, se confir­men nuevas cesio­nes en frutas y verduras. Algo que, de hecho, ya se dio con la fir­ma en julio del acuerdo con Egipto, en el que Bruselas accedió a la liberalización to­tal de las pa­ta­tas y cebollas y se eliminaron los contingentes para las naranjas. Es más, según se ha aclarado desde el Gobierno español, la naranja no será consi­de­ra­da en las negociaciones como producto ‘sensible’, lo que facilitaría que las im­por­ta­ciones alauís de este cultivo pasaran a no tener ningún coto.  

 

AVA-ASAJA recuerda, además, que Marruecos está negociando desde una po­sición de mayor fuerza en tanto, de forma paralela, ultima con el ejecutivo co­mu­ni­ta­rio las condiciones políticas y económicas del futuro Estatuto Avanzado, que también se tiene que cerrar antes de finalizar 2008. Prueba del interés de las autoridades ma­rroquíes en conseguir flexibilizar el acceso de sus frutas y verduras a la UE es el hecho de que se haya reclamado a la CE que financie con fondos de la OCM de Frutas y Hortalizas la modernización de su agricultura de exportación. Algo a lo que AVA-ASAJA se opone radicalmente.

Valora este artículo
(0 votos)

Alrededor de 3.000 hectáreas de arroz, lo que supone más del 20% de la superficie cultivada en la Comunitat Valenciana, han quedado seriamente afectadas debido a las últimas lluvias, por lo que peligra hasta el 100% de la producción en estas parcelas más perjudicadas, según los servicios técnicos de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA). 

La tromba de agua que cayó ayer, especialmente en la parte alta del término de Sueca, ha llegado a inundar los arrozales, pese a los intentos por desalojar el agua del Lago de La Albufera al mar. En estos casos, ya ha caído a tierra el 50% de la espiga y el resto de la producción está amenazada, sobre todo si sigue lloviendo. 

 

Ante la bajada del agua a la parte baja de Sueca, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, exige poner más esfuerzos en bajar rápidamente el nivel del agua en La Albufera, o bien abriendo las compuertas o bien poniendo en marcha las turbinas de bombeo a máxima potencia. Cuando restan dos terceras partes por segar, estas precipitaciones implican un retraso de una siega que ya empezó con unos días de retraso y, por lo tanto, una pérdida de producción importante.

 

Todas las variedades se han visto afectadas, excepto la Bomba, que ya estaba prácticamente recolectada. La campaña de arroz en la Comunitat Valenciana venía registrando unos precios al alza y era la única zona productora en España que mantenía su capacidad productiva con una cosecha ‘normal’.  Asimismo, Aguado solicita “diligencia en las peritaciones de aquellos casos en los que los arroceros hayan asegurado su cosecha”. 

 

Las precipitaciones del litoral sí están resultado “muy beneficiosas” para la maduración de los cítricos, que verán aumentado el calibre y la calidad. Los viticultores hoy tampoco han salido a vendimiar en Utiel-Requena, Los Serranos, Camp de Turia, Hoya de Buñol, Vall d’Albaida y la parte septentrional de La Ribera Alta, lo que ha paralizado la vendimia. “Las lluvias han llegado en el peor momento, ya que esta semana venía el grueso de la vendimia en Utiel-Requena”, lamenta Aguado, quien insiste en agilizar las peritaciones en unos días en que se han disparado los partes de los agricultores a raíz del granizo caído el pasado fin de semana.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Las precipitaciones registradas ayer vinieron acompañadas de pedrisco en zonas localizadas de la comarca Utiel-Requena, lo que ha provocado daños en la uva, así como destrozos en caminos rurales, según los servicios técnicos de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA). Los municipios más afectados por el pedrisco son Caudete, Venta del Moro, Utiel y Requena. Hay parcelas puntuales donde los daños alcanzan el 100% de la uva.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, pide que “se agilicen las peritaciones de los daños pues, una vez completada la peritación, el viticultor ya puede finalizar la vendimia y evitar pérdidas importantes de producción y calidad”.  

La intensidad de las lluvias ha sido menor en las otras comarcas valencianas. Los efectos de las precipitaciones sobre el olivar han sido positivos, ya que se halla en proceso de maduración. Y en el litoral, también se han beneficiado los cítricos.  Por el contrario, las lluvias son perjudiciales para el arroz en líneas generales.

 

El temporal interrumpirá la siega, que ya venía retrasada una semana por el elevado índice de humedad. “Si se cumplen los pronósticos y continúan las lluvias, se planteará un problema mayor en prácticamente todas las variedades”, para Aguado. 

 

A modo de excepción encontraríamos la variedad Bomba, que siendo la que más problemas podría haber sufrido, está prácticamente recogida. Y la J-Sendra, variedad más tardía que el resto, que con las lluvias mejorará su proceso de maduración.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Miles de agricultores de L’Horta Sud, La Safor y el Camp de Morvedre se han visto afectados por los últimos robos de cobre y otros materiales metálicos que se han producido en instalaciones y pozos de riego. En los últimos seis días se han contabilizado seis robos declarados a AVA-ASAJA en pozos de riego, “aunque la oleada de robos es mayor si tenemos en cuenta que muchos regantes ya optan por no denunciar porque ven que no sirve para nada”, advierte Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA.

En la madrugada del sábado 13 al domingo 14, se sustrajeron materiales de cobre y hierro, por valor de miles de euros, en la SAT ‘Pozo Viña de Tela’ y otras dos sociedades de riego, que además han perjudicado la época de riego de los cítricos a un millar de agricultores de Simat de la Valldigna y Benifairó de la Valldigna.  

 

Dos robos más se produjeron en la noche del miércoles 17 al jueves 18 en las instalaciones de riego ‘Grupo de Regantes Virgen de los Dolores’ y ‘Cooperativa del Campo Pozo del Salvador’, de Torrent y Picassent, respectivamente. Afectados de ambas localidades estarán sin poder regar al menos diez días mientras se peritan los daños y se efectúan las reparaciones. El Camp de Morvedre tampoco se ha salvado de la nueva oleada de robos en el medio rural.

 

La ‘Agrupación de Regantes San Luis Beltrán’, que abarca unas 600 hanegadas de cítricos en Quartell, así como varias sociedades de regantes y casas de campo de Sagunto, en la partida de La Frontera, han sufrido robos y destrozos. Aguado pide que la reforma del Código Penal que el Gobierno ha anunciado que abordará este otoño incluya cambios legislativos que penalicen la reincidencia en este tipo de robos.

 

“Es urgente que la reforma penal refleje penas más duras para la delincuencia organizada de las bandas especializadas en asaltos a instalaciones y pozos de riego para robar cobre”. El Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se limitó a declarar que el nuevo tipo penal incidirá en “la reincidencia de algunos delitos especialmente graves que generan una amplia repulsión social” como el terrorismo, la pederastia y el tráfico de menores.

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

La Comisión Europea acaba de aprobar hoy, a través del Comité de Gestión de Materias Grasas, un reglamento comunitario por el que a partir del 1 de julio de 2009 se podrán comercializar, en todo el territorio de la UE, las mezclas de aceite de oliva con otros aceites. AVA-ASAJA considera que con esta decisión, adoptada de forma unilateral y por sorpresa, se ocasiona un grave perjuicio al sector productor de aceite de oliva, no solo español sino también del resto de países productores de la UE.

 

 

 

Página 69 de 90

Volver