Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA ha valorado la campaña citrícola 2008/2009 como “la peor de la historia de la citricultura española y valenciana” y estima pérdidas para los productores de 363 millones de euros hasta el 15 de marzo: 142 millones en mandarinas y 221 en naranjas. La Comunitat, que representa el 57% de la producción citrícola nacional, acumula 239 millones de euros en pérdidas: 113 millones en mandarinas y 126 en naranjas. Los costes de producción se han disparado un 20 por ciento.

 

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, avanza que “se ha pasado la barrera de lo asumible y en los dos próximos años podría dejarse de cultivar más del 40% de la citricultura valenciana”. Aguado analizó en rueda de prensa la rentabilidad de la primera fase de la presente campaña citrícola, enmarcada en la crisis "más importante de toda la historia", y que calificó de "ruinosa", al haber vendido por debajo de los costes de producción tanto en naranjas como en mandarinas durante casi toda la pasada campaña para después alcanzar precios "razonables". Según precisó, los costes de producción se han incrementado entre un 20 y un 25 por ciento. 

 

Destacó que "la crisis citrícola es real" y advirtió de que "el sector productor carece de capacidad para responder", por lo que, en su opinión, "sólo una implicación decidida de las Administraciones puede resolver o mejorar la crisis citrícola". "Es hora ya de que cada cual cargue con su responsabilidad", sostuvo Aguado, quien exigió a los gobiernos que hagan frente a la "mucha" responsabilidad que tienen en este tema.

 

Aguado criticó que los 363 millones de euros "que no han venido" a los citricultores españoles "se han quedado" en los países en los que venden sus productos, de modo que "van a ayudar muchísimo a superar la crisis económica general que se está produciendo en todos los sectores" en los mercados donde se encuentran sus competidores, frente al "colchón" que habrían supuesto en España para ayudar a "recuperar la economía y acelerar la salida de la crisis".

 

En este punto, alertó de que "en dos años, podrían dejar de cultivar más del 40 por ciento de la citricultura valenciana", ya que en los últimos dos años se abandonaron entre 10.000 y 15.000 hectáreas de cultivo. "La crisis no empezó el año pasado, llevamos cinco o seis años de crisis, pero este año hemos superado la barrera de lo asumible, las pérdidas son inaguantables y en cultivos arbóreos, una crisis durante cinco o seis años es el máximo que tolera una economía familiar como la citricultura", apuntó.

 

"Es momento de ver los eslabones débiles, analizarlos y tomar las medidas oportunas", subrayó el presidente de AVA, quien denunció que "es inconcebible que en España, un país rural, el Gobierno se acuerde de todo el mundo económico menos de los agricultores", especialmente, agregó, de quienes sufrieron "una helada importantísima hace tres campañas" y el próximo mes de mayo deberán devolver otro plazo de los préstamos concedidos por el ICO y la Generalitat en aquel momento. 

 

Créditos ICO

"Difícilmente lo vamos a poder devolver, salvo que nos declaremos en quiebra y nos subasten el patrimonio, algo muy duro para quien toda la vida ha estado trabajando para cultivar unos campos", lamentó Aguado, quien reclamó a la Administración "sensibilidad" y "compromiso" con "la España rural, que sigue tan viva como siempre, pero que al paso que van la van a matar". "Con la situación de crisis económica mundial que hay, renunciar al sector primario es lo último que un Estado responsable debería hacer", sentenció.

 

Cristóbal Aguado aseguró que los citricultores se sienten "engañados y ofendidos" porque "el Ministerio dijo que iba a poderse aplazar el pago de los préstamos concedidos con una refinanciación, pero a la semana siguiente se olvidaron del tema", así como por el hecho de que "aún no se ha enterado de que hay agricultores en España a la hora de aportar vías financieras para poder mantenerse", como las presentadas para el automóvil, la construcción o la banca, dijo. 

 

"Nos han tomado el pelo, se han burlado de nosotros y tendremos que dar una respuesta", resaltó Aguado, quien lamentó que no fructificasen las buenas intenciones del Ministerio y la Conselleria del ramo que les llevaron a desconvocar el paro general del pasado mes de diciembre, y anunció que su intención es "empezar a hablar" de "posibles medidas de protesta" por la situación del sector, para "ver si le dan futuro o no a la agricultura en la próxima campaña". Por último, recalcó que "la situación es verdaderamente dramática", ya que "hay facturas para pagar" y "muy pocas liquidaciones" mientras que "los préstamos están ahí". "No sé cómo la mayoría de agricultores van a hacer frente a esta campaña, especialmente los que viven del campo". "Lo van a tener muy duro y ellos son los que necesitan una acción rápida y urgente de la Administración", concluyó Aguado.

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA denuncia el doble incumplimiento de las promesas realizadas hace menos de dos meses por el secretario de Estado de Me­­­­­dio Ambiente, Josep Puxeu, quien por dos veces en pocos días prometió que el Go­bierno con­tri­bui­ría a aliviar la crisis de liquidez que padece el agricultor. El pri­mero de los in­cum­plimientos se confirmó el pasado viernes cuando el Consejo de Ministros acordó una lí­nea de crédito de mil millones para el sector agroalimentario que en la práctica excluye a los agricultores.

 

El segundo ha sido confirmado hace unos días por carta por el propio presidente del ICO, el valenciano Aurelio Martínez, quien ratificó a AVA-ASAJA que es “inviable” la moratoria en el pago de los préstamos por los créditos dados con motivo de las heladas de 2005.  “La palabra del Gobierno es papel mojado.

 

Puxeu generó falsas expectativas en­tre los agricultores acuciados por las deu­das, por la sucesión de campañas ruinosas y por el disparatado aumento de los costes de producción y ahora nos deja vendidos a los embargos de los bancos”, denuncia el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado.

 

Efectivamente, miles de horticultores, vi­ti­cul­tores y citricultores valencianos esperaban que la Administración central formaliza­se la moratoria en el pago de los créditos que, a través de una línea del ICO conveniada con 19 entidades financieras valencianas, se concedieron al poco de la debacle aconte­ci­da en aquel año en unas heladas que se ce­ba­ron con el campo valenciano en su­cesi­vas oleadas durante tres meses. Aplazamiento de los pagos que, como se recordará, se comprometieron a realizar tanto la consellera de Agricultura, Maritina Hernández, como el propio Puxeu el pasado 23 de enero. 

 

“Los pocos agricultores que aún tienen capacidad para endeudarse no podrán ha­­cerl­o porque el ICO los excluye de la nueva línea creada, que sólo financiará a las em­pre­sas agroalimentarias y no a quien más sufre las ruinosas liquidaciones de este año y de las pasadas campañas. Pero el Gobierno no sólo da la espalda a los agri­cultores que aún pueden pedir un crédito sino fundamentalmente al resto, a los que hu­yen de los créditos porque ya están asfixiados”, denuncia Aguado.

 

Valora este artículo
(0 votos)
 AVA-ASAJA, con el apoyo de la Con­se­­lleria de Agri­­­­­cultura, colabora con la Uni­versidad Politécnica de Valencia (UPV) en la re­cupera­ción de las variedades au­tóc­­­­­tonas de hortalizas va­lencianas de antaño. La or­ga­nización agra­­­­­ria ha comenzado a trabajar con el Centro de Conservación y Mejora de la Agro­di­ver­­­­­sidad Valenciana (COMAV) de la UPV para la ca­rac­terización y mej­ora de los to­­­­mates, berenjenas, pimientos, cebollas… que fueron ma­­­­yoritarios en la huerta valenciana y sin los cuales no se po­drían en­tender su gas­tro­no­­­mía. “Para re­cu­pe­rar y ex­plotar la riqueza ancestral de nues­tra huerta ne­cesitamos la co­laboración de los agricultores a quienes les pedimos que nos faciliten las simientes de las variedades tra­dicionales que igual he­re­daron de sus abuelos y que están a punto de per­­der­se”, explica el presidente de AVA-ASAJA, Cris­tóbal Agua­do. 

 

El COMAV centrará su trabajo en la caracterización de las me­jores simientes de to­mate y siguiendo el mismo proceso se aplicará al resto de hor­talizas. Para este cultivo, por ejemplo, se tratará de recupe­rar además del conocido como ‘valenciano’ otros igualmente tradicionales como el ‘choro’, ‘tipo pera’, ‘muchamiel’, ‘cuarentena’, ‘amarillo de Ademuz’… “El objetivo es proteger nuestras variedades valencianas, mejorarlas para que sigan conservando el mayor valor que tienen: su calidad organoléptica y nutricional, así como mejorar su uniformidad y su producción e incluso llegar a introducirles algunos genes de resistencia a enfermedades”, explica la directora del COMAV, Mª José Diez. 

 

Asesorado por agri­cul­to­res de AVA-ASAJA, el COAMV seleccionará en el primer año del programa 200 semillas –o ‘plan­tas líderes’- des­tacadas por su calidad interna, su sabor, textura o aroma así como por sus ca­rac­te­rís­ticas nutritivas. Junto a ello, con­servará otras tantas por sus virtudes en cuan­to a la re­sis­tencia a en­fermedades (fun­da­men­talmente virosis), o por sus apor­ta­cio­nes en cuanto a aumentar la productividad.

 

En el segundo año ya se dispondrá de las me­­jores re­­fe­ren­cias en tomate y se comenzará a trabajar en reproducir el mismo proceso an­te­rior en otras como el pi­miento o la be­ren­jena. Al tercero, el COMAV tendrá semillas de tomate ho­mogéneas, uniformes y pro­ductivas a disposición del agricultor. En el cuarto, se abordarán las hibri­da­cio­nes entre las ‘plantas líderes’ ya mejoradas y ésas otras des­ta­cadas por su ca­pa­ci­dad para resistir a las plagas. En el quinto, se registrarán las variedades de toma­te seleccionadas que podrán ser explotadas de forma preferen­cial en la Comunitat. Las nuevas simientes que surjan del proceso se plantarán en el Centro de Experimentación del IVIA en Carcaixent.  

 

“Pretendemos recuperar el ‘tomate valenciano’, ‘la ceba babosa’ o la lechuga ‘orella de burro’ con el que siempre hicimos nuestras ensaladas, el ‘napicol blanc de la cabota morà’ y el ‘fessol tabella’ del ‘arroç en fessols i naps’, la ‘bajoca roja’ o el ‘garrofó’ de la paella, la acelga valenciana del arroz con acelgas, la ‘camarroja’, que siempre fue la espinaca valenciana o el ‘lletsó’ que vendría a ser la ‘rúcula’ valenciana”, explica Agua­do quien concluye “queremos retomar las hortalizas originarias que sirvieron para hacer grande a nuestra cocina y que, poco a poco, se han ido perdiendo”.

Valora este artículo
(0 votos)
AVA-ASAJA exige a la Comisión Europea (CE) que no rea­­lice más concesiones a Marruecos en cítricos y que, en líneas generales, man­tenga el ‘status quo’ del actual convenio comercial. Tras los pro­nun­cia­mientos de la Ofi­cina Europea de Lucha Contra el Fraude (OLAF), la organización agraria exige que se modifique el sistema de precios de entrada para evitar la co­mi­sión de más fraudes con los precios de entrada como los detectados con las im­por­ta­cio­nes de tomates. “Si la CE sigue dan­do más facilidades a Marruecos para in­tro­du­cir sus fru­­tas y verduras estará ali­men­tando la competencia desleal que este país practica y no só­­lo perderá el sector sino también los con­su­mi­dores, que tendrán un producto de peor ca­­lidad y sin la debida seguridad alimenta­ria”, denuncia Cristóbal Aguado, pre­si­dente de AVA-ASAJA.  

 

Marruecos ha reclamado a Bruselas las mismas concesiones dadas en 2008 a Egipto con las naranjas, lo que supondría eliminar el contingente (tonelaje máximo) y man­tener el precio de entrada (cotización mínima). La comisaria de Agricultura, Mariann Fischer, alegó a este respecto que las cotizaciones de naranjas marroquíes habían evo­lu­cio­nado al alza, por encima de los precios de entrada y situándose en el entorno de las es­pañolas por lo que dedujo que no suponían ninguna amenaza. Además de cues­tio­­nar la veracidad de los precios medios dados por la CE y de denunciar lo fácil que es ma­nipular los precios de entrada, AVA-ASAJA advierte en este sentido que si la pro­duc­ción del país vecino no crece ni ocupa mayores cuotas en la UE es –entre otros motivos- porque las bajas cotizaciones eu­ro­peas in­vi­tan a colocar sus na­ran­jas, bien en su mer­ca­do doméstico bien en países terceros, co­mo Rusia.  

 

De cualquier manera, la organización agraria recuerda que la irrup­ción de las na­ranjas marroquíes es usada comúnmente por la gran distribución para presionar los pre­cios a la baja. Junto a ello, conviene no olvidar que se trata de un producto con pro­ble­mas de saturación y que en toda la cuen­ca mediterránea la naranja ha pasado de una pro­ducción de menos de cinco millones de toneladas en 1985 a otra de 6,6 millones. 

 

Para AVA-ASAJA, Bruselas debería tener en cuenta de cara al proceso de ne­go­cia­ción que Marruecos está vulnerando el aún vigente Acuerdo de Asociación y pro­vo­can­do graves distorsiones en el mercado. Un hecho que es manifiesto en el caso del to­mate pero que podría ser habitual en el de las naranjas si es que se modifican las ac­tua­les condiciones de entrada a la UE. 

 

AVA-ASAJA solicita además a Bruselas que se no realicen más con­cesiones, especialmente en cultivos declarados ‘sensibles’ así como en otros aho­ra desposeídos de tal consideración como la propia naranja, el pimiento, el melón o la sandía. Rechaza igualmente la pretensión alauí de distribuir los con­tingentes asignados a Marruecos por trimestres en lugar de mensualmente, pues esta flexibilidad facilitaría en determinados momentos críticos el hundimiento de pre­cios en el mercado europeo. Y en idéntico sentido reclama que se exijan a las im­portaciones marroquíes las mismas condiciones fitosanitarias y de calidad que a las españolas.

Valora este artículo
(0 votos)

Valencia, 9 de marzo de 2009.- La Asociación Valenciana de Mujeres y Familias de Ámbito Rural (AVAMFAR) lamenta que el Real Decreto de la Titularidad Compartida deja de lado el derecho de las mujeres rurales a su baja maternal, de su período de lactancia y de medidas adecuadas que permitan la continuidad del negocio familiar. El decreto es “imperfecto y de alcance limitado ya que, como se reconoce en el texto, debe ir acompañado de ayudas y bonificaciones, que no se concretan, para garantizar la incorporación de la mujer a la Seguridad Social”, asegura Marian Corbí, presidenta de AVAMFAR.

 

 

Así, mientras no se cuestiona el alta en el Régimen de la Seguridad Social del hombre al frente de una explotación agraria, por el contrario “sí se pone en duda el alta de su cónyuge cuando ésta trabaja tanto o más”. La norma no ha contado con el consenso de las organizaciones de mujeres ni de las organizaciones agrarias españolas, que llevan dos décadas denunciando la situación de desamparo que sufren las mujeres en el campo. Para Corbí, el decreto es “meramente un registro administrativo de las explotaciones agrarias y sólo trata de que los cónyuges que sean titulares de una misma explotación se inscriban en un registro que se habilitará en cada comunidad autónoma”. 

 

Por tanto, Corbí concluye que este decreto “no sirve para dar respuesta a las verdaderas necesidades laborales de las mujeres en el campo valenciano y tampoco es la medida esperada para que la mujer que realiza una actividad agrícola vea reconocido su trabajo y por tanto sus prestaciones sociales propias”.

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA reclama al Gobierno que dedique una partida del ‘so­bre nacional’ de la OCM del Vino pa­ra financiar una destilación de crisis. La medida ser­viría para aligerar los ex­cedentes acu­­mulados por la caída en el consumo de vino que se está sufriendo esta cam­paña y por la propia incertidumbre provocada en los mercados por el retraso de más de cinco me­­ses en la apro­bación del decreto regulador de la OCM, que el Gobierno se decidió por fin a apro­bar el pasado día 30.

 

“Las compras en el campo son escasas y cuando exis­­ten se hacen a un precio que no cubre ni los costes de producción por lo que si no me­dia una intervención contundente la desaparición de viñedos se acelerará aún más”, se­ñala el presidente de esta organización, Cristóbal Aguado, quien además advierte que la situación es tan “crítica que estamos estudiando la posibilidad de movilizaciones”. 

 

AVA-ASAJA estima que menos de un 30% de la cosecha vinícola de la provincia de Valencia se ha comercializado ya, cuando a estas mismas fechas del año pa­sa­do el porcentaje se elevaba a más del 70%. Los precios, además, siguen en caída li­bre y se calcula que éstos se sitúan ya un 25% por debajo de los costes de producción. En este sentido, la organización agraria recuerda lo sintomático que resultó –de cara a clarificar la situación del sector- el ‘éxito’ en la tramitación de solicitudes para el arran­­­que de viñedos, en el que casi uno de cada diez viticultores valencianos (2.817, concretamente) solicitaron primas para abandonar la actividad.

 

Finalmente se han que­dado fuera más de la mitad y sólo se ha permitido una salida digna de la actividad a 1.190 viticultores que podrán eliminar de forma incentivada 2.600 hectáreas de vides, la segunda ma­yor cifra del país. Pero a estas alturas aún no se conoce la identidad de la mayor parte de los be­neficia­rios con lo que multitud de productores dudan ahora si de­ben o no asumir el gasto para la poda o el ‘abonado de fondo’ que por estas fechas ya se debía de haber realizado. 

 

Los viticultores valencianos serán también de los más perjudicados por el desvío de fondos que el Gobierno ha decidido aplicar en beneficio de las ayudas para des­ti­la­ción de uso de boca. “Para lograr elevar la ayuda de los 450 euros/ha que primero se anunciaron a los 700 que finalmente se prometieron, se ha optado por restringir al má­xi­mo los programas de reconversión y reestructuración de viñedos hasta el punto de que este año será imposible poder beneficiarse de esta línea”, señala Aguado. 

 

El Gobierno dispone hasta finales de este mes para distribuir los casi 214 mi­llones de euros del paquete de medidas de apoyo al sector vinícola y, dado el retraso en la publicación del decreto regulador es evidente que habrá un sobrante que podría des­tinarse para una destilación de crisis. “La medida es urgente por­que el problema es muy grave ahora pero aún lo será mayor en unos meses porque las lluvias hacen presagiar una gran cosecha y los excedentes de esta campaña se jun­ta­rán con los de la próxima”, ad­vierte el presidente de AVA-ASAJA. 

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA advierte que, coincidiendo con la campaña de vacunación masiva contra la ‘lengua azul’, varias explotaciones de ovino de la Comunitat Valenciana están sufriendo una elevada mortandad en los animales. Según la organización agraria, a falta de informes que acrediten lo contrario, los problemas sanitarios seguramente están relacionados con la campaña nacional emprendida para erradicar los serotipos 1 y 8 de esta enfermedad. 

 

El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) reconoce que se han detectado casos de explotaciones, principalmente de ovino, aunque también de bo­vino y vacuno, en los que se han registrado mortalidades elevadas de animales y que podrían estar vinculadas a la vacunación.

 

En las últimas semanas se han dado 25 gran­jas en Gerona con este tipo de problemas, Barcelona (6) y Aragón (17). En otras pro­vin­cias como Salamanca se han constatado reacciones adversas, e incluso la di­pu­tación sal­mantina estudia reclamar que se suspenda la vacunación. Pues bien, ganaderos asociados de AVA-ASAJA han confirmado que las mismas reacciones se están repitiendo en varias granjas de ovino de la Comunitat Valenciana.

 

Los sín­tomas que presentan los animales afectados al poco de ser vacunados con la segunda dosis en estas granjas son siempre los mismos: pérdida de apetito, encefalitis, pro­blemas renales, pérdida de lana y de masa muscular, delgadez (caquexia), dis­minución de la producción láctea, abortos, fallos reproductivos y mortandad. AVA-ASAJA ya ha informado de todos estos ca­sos a las administraciones, aportando material fo­tográfico y remitiendo muestras para su análisis. 

 

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, reclama a la Administración competente emprenda “una investigación rigurosa para determinar las causas de los gra­vísimos problemas sanitarios que se están detectando en nuestras granjas”.  Asimismo, AVA-ASAJA solicita que se revise la obligatoriedad de implantar el bolo ruminal en ovejas, al igual que se ha hecho con las cabras, debido a la mortalidad y al sufrimiento que ocasiona a los animales la aplicación de este sistema de identificación electrónica. 

 

En todo caso, si los síntomas tuvieran una relación directa con la vacunación contra la ‘lengua azul’, Aguado exige el oportuno apoyo de las administraciones para los ganaderos afectados, que se traduzcan en justas indemnizaciones, y que se depuren responsabilidades. “Son graves las pérdidas económicas que supone esta mortandad para los ganaderos, y más en la época de solicitud de ayudas en la que estamos, puesto que no van a poder solicitar subvención por todos aquellos animales que han muerto, lo que se añade a la dramática crisis de rentabilidad actual”, concluye Aguado.

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA propone crear una interprofesional del caqui en la que estén representados los agricultores y el comercio para así planificar el crecimiento que este cultivo experimentará a corto y medio plazo. De hecho, entre 2002 y 2008 la superficie de caqui valenciana, gracias al éxito de la va­riedad Rojo Bri­llan­te bajo la marca Persi­mon, se ha disparado un 87% hasta casi las 4.000 hec­tá­reas. “El sector, pese a todo, camina a ciegas, con problemas crecientes en materia de pla­gas.

 

 

Además, ignora qué experiencias existen en las otras zonas pro­ductoras por lo que antes de que nos des­bor­den los problemas es el momento de organizarnos y planificar el seguro despegue que el caqui va a tener en los próximos años”, advierte el presidente de esta organización, Cris­tóbal Aguado. 

 

Si bien hoy la producción de caquis se sitúa en alrededor de 50.000 toneladas, AVA-ASAJA augura que ésta aumentará exponencialmente porque la crisis citrícola in­cen­ti­vará la reconversión hacia este cultivo. Ha sido este factor, junto al buen hacer de la Denominación de Origen Kaki Ribera del Xúquer, el que ha propicia­do hasta el mo­men­to su rápido crecimiento en esta comarca. “Antes de que se dispare la producción es ne­cesario conocer el mercado, abordar misiones para explorar cuál es la situación y al­ter­na­tivas de otros productores como EEUU, Japón, Brasil, China, India o Israel y el agricultor no puede seguir estando alejado de todo ello”, matiza Aguado. 

 

En este sentido, AVA-ASAJA lamenta la desinformación generada al respecto del hongo que irrumpió el pasado verano en multitud de plantaciones y que provocó una caí­da masiva de frutos. Medio año después, los servicios técnicos de la Conselleria de Agricultura se han decidido a informar a los productores sobre la identificación del pató­ge­­no, llamado ‘Mycosphaerella Nawai’ y sobre las alternativas existentes para com­ba­tirlo.

 

Pese a todo, este verano como el anterior, se re­pe­tirán las importantes mermas en la producción porque los primeros tratamientos para evitar su expansión no se podrán dar hasta el próximo otoño. “Si es cierto que el hongo ya se detectó en Korea, ¿por qué, al igual que ocurre con los cítricos para los que Va­len­cia siempre está abierta a las vi­si­tas de otros, no se ha organizado ya una misión pa­ra conocer la plaga?”, se cuestiona el presidente de la organización de productores.  

 

AVA-ASAJA advierte, además, que los problemas fitosanitarios que ya sufre el ca­­­­qui se intensificarán de forma paralela al aumento de la superficie. Una amenaza que, da­­do el desinterés de los grandes laboratorios por este cultivo aún ‘menor’, se agravará más si cabe por la falta de fitosanitarios o de alternativas de lucha bio­ló­gica viables. “La in­­terprofesional podría ser el medio para incentivar la investigación, por ejemplo en nue­vas variedades y pies, para facilitar la interlocución con em­pre­sas de fitosanitarios y pa­ra sentar las bases de la futura comercializa­ción”, con­clu­ye Aguado.

 

Amplíe información consultando los cuadros en el documento en pdf.

Valora este artículo
(0 votos)

La Audiencia Provincial de Valencia y la de Alicante han desestimado dos recursos de apelación interpuestos por Gestión de Licencias Vegetales (Geslive) y han archivado las denuncias interpuestas contra dos agricultores valencianos que habían plantado la variedad Afourer-Nadorcott antes de noviembre 2005, fecha en la que la patente de esta sociedad todavía no era efectiva.

En rueda de prensa, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, y el abogado Fermín Rabal han manifestado su satisfacción por estas resoluciones judiciales que confirman que "todos aquellos agricultores valencianos" que plantaron la variedad citada antes de esa fecha "no incurren en ningún delito penal".

Aguado ha afirmado que "hoy es un día positivo y de alegría" para la asociación que preside porque los autos "dejan en un lugar diferente las amenazas de Geslive, que utiliza para atemorizar a un grupo importante de agricultores".

Por su parte, Rabal ha añadido que "estas resoluciones desmontan la campaña indiscriminada de denuncias de Geslive, que desde hace años ha creado un ambiente y alarma global para que comercios y agricultores pasen por donde quieren ellos que pasen".

Geslive denunció a agricultores valencianos por no pagar un "royaltie" de plantaciones de la variedad Afourer-Nadorcott anteriores a la concesión de sus derechos de propiedad industrial en octubre de 2004, cuya vigencia fue suspendida hasta noviembre de 2005 por un recurso de nulidad interpuesto por la Federación de Cooperativas Agrarias de la Comunidad Valenciana (FECOAV).

La variedad Afourer-Nadorcott es "una de las más cotizadas y más caras" en el mercado citrícola y, según Aguado, Geslive "está formando un club de variedad" al obligar a comercios a comprar a agricultores que tienen contratos también con la misma sociedad.

Además, según el presidente de AVA-ASAJA, la gestora de estas patentes ha impuesto precios "abusivos" de siete euros frente a la media de euro y medio que es habitual en el mercado valenciano.

En este sentido, Rabal ha denunciado el uso "abusivo, alegal e ilegítimo" de estas concesiones de derechos industriales "que nadie discute", pero que se registraron en una fecha posterior al momento en el que los agricultores denunciados plantaron esa variedad. (EFEAGRO)

Página 64 de 90

Volver