Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVAASAJA), La UNIÓ de Llauradors i Ramaders, Unión de Pequeños Agricultores (UPAPV), Jóvenes Agricultores–ASAJA Alicante y FEPAC-ASAJA Castellón desautorizan la valoración ‘idílica’ de la marcha de la campaña citrícola que el presidente de Intercitrus, Antonio Muñoz, vino a manifestar ayer a los medios de comunicación tras la Asamblea de la Interprofesional Española de Cítricos.

 

 

Las organizaciones agrarias de la Comunidad Valenciana rechazan que el presidente de Intercitrus, sea del colegio que sea, haya hecho valer su opinión personal para desvirtuar el planteamiento que comparten totalmente las organizaciones agrarias, las cooperativas y buena parte del comercio privado y que confirman un hundimiento de precios y la necesidad de tomar medidas.

 

A este respecto, y preguntado por la posibilidad de la convocatoria de una huelga general citrícola en el ámbito nacional, Muñoz declaró a la agencia Efe que “hay que estudiarla pero, lo mejor es que cada uno se dedique a su trabajo, que ahora sí que hay”. De igual manera, el presidente de Intercitrus calificó de “al menos, sorprendente”, la posibilidad de consumar tal movilización.  

 

Las organizaciones de productores lamentan también la actitud confrontadora que mantiene Muñoz en el transcurso de las reuniones de la interprofesional, que sistemáticamente se aleja del posicionamiento conciliador que por su responsabilidad institucional debiera de tener y es exigible y más en situaciones tan delicadas como la presente. Según los representantes de los citricultores de la Comunidad Valenciana, si Antonio Muñoz desea realizar declaraciones a título personal, ya sea como operador comercial, industrializador o productor, primero debería dimitir como presidente de Intercitrus. No se cuestiona de ningún modo que sus palabras a nivel personal puedan ser ciertas, es decir, que su negocio citrícola obtenga una rentabilidad para él y los productores que confíen en él, pero no es el caso de la inmensa mayoría de citricultores que a día de hoy están perdiendo dinero. 

 

En referencia al paro general citrícola u otras movilizaciones, las organizaciones agrarias se van a reunir en los próximos días para consensuar las fechas más adecuadas para llevarlas a cabo. No obstante, resaltan que en principio, y sin haber todavía un acuerdo nacional de todas las organizaciones agrarias, no existen motivos para posponer hasta enero estas actuaciones. Si a los citricultores no se les garantiza en todos los tratos de venta hasta la campaña de navidad un precio que cubra los costes de producción y aporte un margen razonable de beneficios, no tendría sentido tal aplazamiento. 

 

Para los productores, seguir enviando fruta al extranjero perdiendo dinero no es de recibo porque, como reza un acertado refrán que solemos usar los valencianos, “más vale perder, que más perder”.

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) prevé una merma en la producción de alcachofa del 50% en el Camp de Turia, especialmente en Benaguasil y Llíria, debido a que las intensas precipitaciones que se han producido durante octubre han causado una excesiva humedad en las plantaciones. Se dan casos, incluso, de propietarios que no han recogido las hortalizas y han “rotovatado” el campo como última salida a esta situación.

 

“El agricultor ya no aguanta más, el abandono de los campos es un hecho, la meteorología no ayuda y la inestabilidad de los precios tampoco”, señala el presidente de la organización agraria, Cristóbal Aguado. “De hecho, hace seis años, se plantaban alcachofas en La Pobla de Vallbona, pero este año nada y en Benaguasil se ha abandonado la mitad de los campos”. 

 

En circunstancias normales, una hanegada de tierra dedicada al cultivo de la alcachofa produce durante los siete meses de cosecha entre 1.500 y 1.700 kilos, incluso hace años, esa cifra se superaba hasta sobrepasar con creces los 2.000 kilos.  

 

Mientras que en la temporada pasada, la producción de alcachofa rozó los 120 kilos por hanegada en una semana, este año, la producción se sitúa en torno a los 50 ó 60 kilos, es decir, la mitad. Las extraordinarias precipitaciones de otoño han afectado al primer brote del alcachofar así como a la siembra de coles, coliflores, lechugas, acelgas y espinacas, entre otras hortalizas.  

 

Además de las inclemencias del tiempo, el sector se encuentra con otro problema. Así,  desde inicios de la década, la industria conservera, que tiende a presionar a la baja los precios, exige ocho piezas por kilo para ser comercializadas lo que conlleva recogerlas de la planta con un tamaño demasiado pequeño, por lo que el agricultor, al vender con menos calibre, gana menos. 

 

“El estado de las matas no se recupera ya que no han podido absorber tanta agua y encima tenemos la presión de las conserveras. Hay campos que da lástima verlos, es para llorar”, destaca Aguado quien recuerda que “el año pasado heló a mitad de noviembre, pero como la campaña es larga, las plantas pudieron recuperarse, pero lo de este año es otra cosa más grave”. 

 

Pese a la merma de producción, el kilo de alcachofas ronda el euro aunque si el agricultor se implica en la comercialización y tiene posibilidad de elegir comprador puede venderlas entre 2,40 y tres euros el kilo. Sobre la conserva, los precios medios oscilan entre los treinta y los cuarenta céntimos de euro por kilo.

Valora este artículo
(0 votos)

Como en el caso de los cítricos, las compras en ori­­gen de vino se han paralizado en las últimas semanas casi totalmente a causa de la baja de­­­manda y de la crisis económica. Según estimaron ayer los miembros de la sectorial del Vi­no de AVA-ASAJA, si por estas fechas el año pasado se había pactado ya la venta de entre el 20 y el 30% de la producción vinícola de la provincia de Valencia, este año sólo se ha co­lo­cado el 10-12%.

 

Para la organización agraria, el retraso por par­­te del Mi­nis­te­rio de Medio Am­biente y Medio Rural en la aprobación de las ayudas que in­centivarán la des­ti­la­ción de uso de boca contenidas en la nueva OCM del Vino está con­tri­bu­yendo a sa­tu­­rar aún más el mer­cado e incrementar la incertidumbre entre viticultores, coo­perativas, bo­de­gas y el propio co­mercio. 

 

En este sentido, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, advierte de que esta si­tuación “era previsible porque ya advertimos que la nueva OCM del Vino, al reducir o eli­­minar los mecanismos de regulación, iba a dejar sin defensas al viticultor y al comercio con las que hacer frente a las oscilaciones del mercado”. En la misma línea se manifestaron los miembros de la sectorial del Vino de la organización agraria, cuyo presidente, José Luis Robredo, tildó de “inexplicable” el retraso que acumula el Gobierno en la publicación de la nor­mativa española de aplicación del programa de apoyo al sector.

 

El vacío regulativo afec­ta es­pe­cial­mente a lo concerniente a las entregas obligatorias de vino que tienen que rea­li­zar las bodegas para asegurar el cobro de las ayudas de superficie por parte de los vi­ti­cul­to­res. “El parón en las compras no tiene precedentes y se está prolongando tanto porque, a la fal­ta de demanda, se le une ahora la falta de concreción de las ayudas para la destilación de uso de boca”, explica Robredo.  

 

Los miembros de la sectorial atribuyeron también la congestión que ahora sufre el mer­cado a la entrada en los circuitos, coincidiendo con el inicio de la vendimia, de los caldos de la campaña anterior que obtuvieron prima de almacenamiento. “El ministerio no apro­ve­chó el inicio de la vendimia para sacar el real decreto y anunció hace casi un mes que iba a ele­var la prima para la destilación pero, desde entonces, no ha movido ficha, lo que ha con­tri­buido a que los operadores retrasen también sus operaciones. Se ha perdido un tiem­po pre­cioso, una oportunidad que otros países como Italia han aprovechado ya pa­ra copar has­ta un 60% de la cuota que pertenecía al mercado español”, denuncia Aguado.

 

Corte de voz: José Luis Robredo, presidente de la sectorial del vino de AVA-ASAJA

Valora este artículo
(0 votos)

El presidente de AVA-ASAJA y presidente de la sec­­­­­­­torial de Frutas y Hortalizas de Asaja, Cristóbal Aguado, convocará próximamente a los re­­­presentantes na­cionales de esta asociación para analizar la convocatoria de una huelga ge­ne­ral del sector citrícola en todo el país. Aguado ha realizado este anuncio tras participar en una jor­­­­­­­nada organizada por Asaja-Córdoba y la Asociación Española de Lonjas y Mer­cados en origen (AELMO) con motivo de la celebración de la primera Lonja Nacional de Cítricos.

En el transcurso del encuentro, los representantes de AVA-ASAJA han podido com­pro­bar cómo la crisis citrícola que ha hun­dido el ini­­­­­­­cio de la campaña de clementinas afec­ta con igual intensidad a la co­mer­cialización de na­ran­­­jas en Andalucía y en líneas generales a todas las zonas pro­ductoras del país.

 

Tras ratificar el acuerdo, Asaja contactará con el resto de organi­zaciones agrarias nacionales, con la Confederación de Cooperativas Agra­rias de Es­paña (CCAE) así como con los comercios privados interesados en adherirse para que la convocatoria sea respaldada por la práctica totalidad del sector. “Apelo a la solidaridad de todos los eslabones del sector porque el problema que aho­ra sufrimos no sólo afecta a los citricultores sino a la dignidad de toda la actividad”, ma­ti­za Aguado, quien advierte que en esta ocasión “no permitiremos que la movilización sea enturbiada por intereses de terceros, como ya ocurrió en 2006”, cuando se pactó un gran paro nacional para los días 14 y 15 de diciem­bre que fue desconvocado ‘in extremis’.

 

“Ahora no sólo queremos que se involucren en la solución a este conflicto Valencia, que ya ha dado un paso adelante, sino también Madrid e incluso pretendemos hacernos oír ante la Co­misión Europea, que también es corresponsable de la situación generada”, advierte el tam­bién vi­cepresidente de Asaja. 

 

AVA-ASAJA ha venido reclamando que las medidas para tratar de descongestionar el mercado en fresco no sólo deben proceder de la Consejería de Agricultura valenciana, sino que han de ser secundadas por el resto de administraciones autonómicas de las zonas citrícolas españolas así como por el propio Gobierno central. De igual manera, ante las limitaciones que en este sentido ha impuesto la nueva OCM de Frutas y Hortalizas en cítricos, esta organización reclamará a Bruselas medidas excepcionales para tratar de salvar la situación. “Nos haremos oír en Valencia, pero también en Murcia, Sevilla, Barcelona, Madrid y por supuesto que también en Bruselas”, advierte Aguado.  

 

De ahí que, junto al paro nacional y a las manifestaciones y protestas que se puedan pactar para pre­sionar a las administraciones y centros de la gran distribución europea,  AVA-ASAJA pro­ponga realizar una en concreto frente de la delegación de la Comisión Europea en Madrid. “Si no actuamos ya, volveremos a sufrir una campaña ruinosa y, tras tres consecutivas acumulando pérdidas, el abandono de decenas de miles de citricultores y la destrucción de cientos de miles de trabajos será un mal ya inevitable”, concluye el pre­sidente de AVA-ASAJA.

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) pide que se potencie la cría del caracol autóctono en granja frente a las importaciones de caracol silvestre de América del Sur o África. “Es fundamental que sepamos aprovechar las oportunidades que nos da el mercado y el caracol es una fuente de ingresos complementaria”, afirma el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, quien ha reivindicado  “crear una imagen de marca que nos distinga en calidad y en competitividad”.

Estas palabras las ha pronunciado ante medio centenar de personas que han participado en la Jornada Técnica de Helicicultura celebrada esta mañana en la sede de AVA-ASAJA con el objetivo de conocer más de cerca la situación actual del sector y sus perspectivas de futuro. 

 

El director técnico de la Organización Interprofesional del Caracol de Crianza (Interhélix), Agustín Calvo, ha destacado que “el consumo del caracol en España, a pesar de ser ancestral y milenario, se asocia a momentos lúdicos y festivos y no a un consumo diario pese a contener gran aporte de proteínas, vitamina C, sales minerales y tener muy pocas calorías”. Además, ha hecho hincapié en la necesidad de potenciar el consumo de ejemplares criados en granjas porque de esta manera “estamos garantizando una trazabilidad, respeto a la fauna autóctona, sabor y carne homogéneos y una higiene y seguridad alimentaria”. 

 

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Cría y Engorde del Caracol, José Antonio Marcelo, ha centrado su exposición en hablar de la especie que más se comercializa en España, la helix aspersa müller. Actualmente, existen en el mundo unas 25.000 especies de caracol, 5.000 de ellas son terrestres y sólo en la Península Ibérica viven unas 600 especies. Marcelo asegura que los caracoles tienen un índice de mortandad del 70% en su primer mes de vida y han conseguido reducirlo al 50% en el segundo mes tras muchas horas de investigación. En este sentido, ha añadido que nos encontramos “en pañales en temas de genética”. 

 

Hoy en día existen en España cerca de 100 granjas de cría de caracol con una producción media de 20.000 kilos por explotación. El consumo nacional ronda las 18.000 toneladas al año aunque sólo el 5% es caracol de granja, el resto es de campo o silvestre y procede de países terceros. Las importaciones alcanzan las 11.228 toneladas mientras que sólo exportamos 552 toneladas. El consumo nacional se centra en las regiones mediterráneas además de Aragón, La Rioja, Navarra y País Vasco.  

 

El encargado de clausurar la Jornada ha sido el Jefe de Área de Mejora de la Competitividad Agrícola y Ganadera de la Conselleria de Agricultura, Vicente Granel, quien ha reconocido que el sector aún es incipiente y minoritario en nuestra comunidad y adolece de una legislación mucho más específica. Así, aboga por agilizar los trámites burocráticos en temas cruciales como el registro de sanidad animal. 

 

A día de hoy existen dos granjas de cría y engorde de caracoles en la Comunidad Valenciana situadas en Morella y Bétera, esta última en fase de registro. 

 

Corte de voz de Ximo Gómez, técnico de AVA-ASAJA.

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA reclama al Gobierno que apro­veche la revisión de la Política Agrícola Común (PAC) para enmendar su error y acabar con el periodo transitorio de dos años que im­pu­so en 2007 para el nuevo pago único de cítricos.  "El man­tenimiento acoplado de los pagos sólo ha servido para com­plicar la salida del gé­ne­ro del mercado en fresco a la industria de zumos y el cobro por parte de los pro­­duc­tores de la ayuda que les corresponde", advierte el presidente de la asociación agra­­ria, Cris­tóbal Aguado.

Además, el líder agario defiende un desacoplamiento total e inmediato de todas las ayudas co­munitarias para todos los cultivos, como Bruselas aconsejaba en su pro­puesta. De aprovecharse la disposición que ahora habilita el ‘chequeo médico’ de la PAC se atendería el clamor unánime ya existente entre citricultores y cooperativas, que ya han recla­mado formalmente al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural que no mantenga en la próxima campaña la obligatoriedad de remitir a la industria unas cantidades mínimas de na­ranjas o mandarinas.  

 

En lo demás, la reforma pactada supone la consolidación de la política de recortes de los fondos estrictamente agrícolas y la na­cionalización de la propia PAC que quedaría casi desmantelada. “Una vez más los funcionarios de Bruselas, por mu­chos y cos­tosos informes que hayan encargado, no han sabido dibujar cuál es el pa­norama agrí­co­la que tiene Europa y que necesita para el futuro”, advierte el líder de AVA-ASAJA. 

 

No obstante, la organización agraria matiza que el aumento de la modulación de­ci­dido (tras­vase de fondos agrarios a los de desarrollo rural) tendrá un impacto menor pues­to que la detracción fijada se aplicará a los perceptores de ayudas superiores a los 5.000 euros, cosa que cumplen pocos agricultores valencianos. Sí preocupa, en cambio, que el Consejo plan­tee dejar el límite mínimo para recibir subvenciones en 100 euros o una hectárea o la posibilidad concedida a España de aplicar un coeficiente para es­ta­blecer tal mínimo en más de 300 euros o en una superficie de dos hectáreas que po­dría dejar fuera de estos fondos a miles de agricultores con estructuras minifundistas principalmente valencianos.

 

De igual manera, la or­ga­ni­zación agraria se mostrará vigilante con las consecuencias que sobre la PAC tendrá la in­cor­po­ra­ción a la legislación sobre el agua de ciertas normas de condicionalidad sobre ‘franjas ribereñas y el riego’. Con censurar la desviación de fondos hacia el también llamado ‘segundo pilar’, AVA-ASAJA valora la inclusión en este fondo de planes para el fomento del seguro agrario, contra el cambio climático, a favor de la bioenergía y de la buena gestión del agua así como el aumento del límite máximo de inversiones para jóvenes agricultores, que se leva de 55.000 a 70.000 euros. “Pero si la PAC no vela por la agricultura y no se mejoran las rentas de los productores, difícilmente se podrán dar nuevas incorporaciones al campo”, concluye Aguado.  

Valora este artículo
(0 votos)

Los agricultores de l’Horta Nord denuncian una nueva oleada de robos desde principios de octubre, aprovechando las lluvias persistentes. Así, tan sólo en los últimos 45 días, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) contabiliza en el término municipal de El Puig robos de cobre en 20 casetas de riego, así como la extracción de 65 contadores, en dos ocasiones consecutivas, en la Agrupación de Regantes Pozo del Tolliner.

 

“Muchos agricultores de la comarca ya no saben si van a reparar todas las instalaciones con cobre u otros materiales metálicos porque creen que los delincuentes pueden volver a robarles con total impunidad”, lamenta Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA. 

 

Aguado ha enviado una carta al delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ricardo Peralta, para reclamar “una mayor coordinación entre las fuerzas de seguridad y una mayor vigilancia en los campos”.  

 

“Es evidente que todo este material robado es reintroducido en el mercado, ya sea como bienes usados ya sea como chatarra”, añade Aguado, por lo que AVA-ASAJA también solicita que se intensifique la vigilancia sobre los posibles receptores tanto en lo concerniente a la búsqueda del material robado como de los justificantes de compra del material o metal que estos receptores vendan. 

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA atribuye buena parte de la res­pon­sa­­­bi­­lidad por el “nefasto” inicio de la campaña citrícola a la “pasividad” demostrada por el Go­bierno central en diversos aspectos que hu­bie­ran tenido una incidencia clave. "En la pa­sada tempo­rada, la caída de la producción supuso un leve alivio para el agricultor pero el Mi­nisterio de Medio Ambiente y Rural no ha sabido apro­vechar tal circunstancia para preparar la temporada actual, que se sabía podía ser pro­blemática” advierte el presidente de esta aso­ciación, Cristóbal Aguado. 

 

El líder agrario matiza que “con su pasividad y sus errores sólo ha con­tri­­bui­do agravar una situación que ya a estas al­tu­­ras es dramática”. AVA-ASAJA lamenta que el Gobierno central haya hecho oídos sordos al clamor del sector por aprobar una Ley del Comercio que sirviera para regular los márgenes comerciales y así acabar con los abusos. La organización agraria también atri­buye buena parte de la complicada coyuntura citrícola a la “pésima negociación” llevada a cabo por el ministerio en la reforma de la OCM de Frutas y Hortalizas primero y más tarde para regular su aplicación.

 

En este sentido, Aguado lamen­ta que pese a las advertencias reiteradas de todas las or­ga­niza­cio­­nes agrarias “se prefirió compensar antes a un determinado subsector y a una de­ter­mi­nada región que aprobar un reglamento útil para toda la citricultura”. El líder de AVA-ASAJA se refiere así a la “obcecación” que mostró el Ejecutivo español por mantener aco­pla­­dos los pa­gos a los productores durante las dos cam­pañas de periodo transitorio que se de­cidió a im­po­ner. Una op­ción que sólo ha ser­vido para “complicar tanto la salida de género del mercado en fresco a la industria de zumos como el cobro por parte de los citricultores del pa­go único que les co­rresponde”, señala.

 

La primera consecuencia es que no sólo se niega el precio al agri­cul­tor por sus clementinas sino que tampoco se les concede a los operado­res por las cantida­des que remiten para ser transformadas. En último extremo, AVA-ASAJA lamenta que en tan complicadas circunstancias el Ministerio de Hacienda se “burle” nuevamente del sector citrícola al negarle las reducciones en los módulos para la declaración de la renta de 2008. “No me cansaré de repetir que se deben revisar los índices de rendimientos agrarios y que el agricultor no puede seguir pa­gando más impuestos si tiene pérdidas”, advierte el líder de la asociación. 

 

Por todo ello AVA-ASAJA entablará en breve conversaciones con el resto de orga­ni­za­ciones agrarias valencianas para estudiar movilizaciones contra “todas aquellas ad­mi­nis­tra­ciones que no se involucren en dar solución al problema” así como protestas contra “aque­llos eslabones de la cadena agroalimentaria que se sabe que trabajan sin respetar la dignidad del citricultor” asegura Aguado.

 

Página 63 de 86

Volver