La CE deberá decidir si recupera los aranceles al arroz de Camboya y Myanmar

La persistente campaña reivindicativa ejercida desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) en los foros europeos, junto a las principales organizaciones y cooperativas mediterráneas, empieza a surtir efecto.

Los países de la Unión Europea (UE) votaron ayer la propuesta de aplicar una clausula de salvaguardia en las importaciones de arroz de Camboya y Myanmar, la cual supondría reintroducir aranceles durante tres años. Un total de 13 países, entre ellos España, apoyaron esta reivindicación histórica del sector, mientras que el resto, que no son productores de arroz, votaron en contra (ocho) o se abstuvieron (siete).

Ahora depende de la Comisión Europea tomar esta decisión en el próximo encuentro del Colegio de Comisionarios, una decisión que sentaría un precedente para otras producciones cuya rentabilidad se está viendo seriamente afectada por la competencia desleal de terceros países.

La propia CE ha reconocido, tras las presiones de AVA-ASAJA y otras organizaciones mediterráneas, el letal impacto que estas masivas importaciones de arroz han tenido desde el acuerdo ‘Todo menos armas’. Los envíos se han multiplicado por 40, al pasar de 9.000 toneladas en 2012 a 360.000 en 2017. Además de perjudicar a la producción europea, las consecuencias también se han dejado sentir en ambos países asiáticos, en forma de explotación laboral y violación de derechos humanos.

Miguel Minguet, vicepresidente del grupo del arroz del COPA-COGECA, fue el único representante español que asistió a un acto de Bruselas celebrado la semana pasada para impulsar esta demanda necesaria. Minguet ha mantenido encuentros con el Consejo de Agricultura de la UE, ministros de Agricultura y europarlamentarios.

Volver