AVA-ASAJA critica que el Plan de la Huerta contemple limitaciones que dificultan la viabilidad agraria

“No parece ni justo ni democrático que un agricultor que ha sido víctima de abusos comerciales en la cadena alimentaria tenga que sufrir además el castigo de la propia administración. El Proyecto de Ley de la Huerta de Valencia contempla escasas ventajas y demasiados inconvenientes a los agricultores, como la obligación a arrendar forzosamente sus explotaciones. Así difícilmente la ley garantiza la viabilidad agraria, y sin agricultores no hay cultivo ni hay huerta”. En estos términos el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, compareció hoy en les Corts Valencianes para valorar la posición de la organización agraria respecto al Proyecto de Ley de la Huerta de Valencia.

El dirigente agrario lamentó que el Consell no hubiera atendido ninguna de las alegaciones presentadas por AVA-ASAJA al respecto. “Antes de la aprobación del plan necesitamos saber cuál es el Plan Agrario, establecer una memoria económica y dotar un presupuesto suficiente. Lo demás es un brindis al sol y declaraciones grandilocuentes de voluntarismo”, señaló.

Asimismo, Aguado solicitó medidas incentivadoras para revertir la situación de abandono y envejecimiento de la población rural en lugar de “medidas represoras”. Por ejemplo, propuso compensaciones económicas para aquellos agricultores que conserven el patrimonio hidráulico, arquitectónico y natural puesto que toda la sociedad se va a beneficiar. Pero sobre todo exigió a las administraciones un apoyo decisivo a la innovación, la formación, la mecanización y la reestructuración de las explotaciones para hacerlas más competitivas.

“Esto no puede convertirse en un parque temático, en una reserva india o en un circo, en el que toda la sociedad se beneficie del mantenimiento gratuito de la huerta para su uso y disfrute, como si esto fuera un gran jardín –concluyó Aguado– mientras los agricultores estén condenados a producir alimentos de proximidad de gran calidad pero sin garantizarles su supervivencia económica y dejándolos solos ante la realidad del mercado o las imposiciones de las administraciones. Esta ley, si queremos que sirva para proteger la Huerta, debe proteger a los agricultores”.

 

 

Volver