AVA denuncia que hasta el Gobierno reconoce que la ‘guerra de precios’ se está haciendo a costa del campo

AVA-ASAJA denuncia que el informe presentado ayer por el Observatorio de Precios de Alimentación en el Comercio Minorista con­­firma que la ‘gue­rra de precios’ en la que está inmersa la gran distribución española se está realizando a costa del agricultor. Efectivamente, en el estudio realizado por el Ministerio de Industria y Comercio se advierte que los productos alimenticios que más baja­ron en estos establecimientos en el último trimestre fueron las frutas y hortalizas, con un des­­censo superior al 10% frente a una caída del 3,2% en el con­jun­to de la cesta de la com­pra.

 

“Para mantener su clientela, los grandes su­per­mercados e hipermercados se están ce­ban­­do con el eslabón más débil de la cadena, los productores, pero la dinámica destructiva que se inició primero y que aún no ha acabado con el abandono de campos se ha con­so­li­da­do y afecta ya a toda la industria agroa­li­mentaria”, advierte el presidente de esta or­ga­ni­za­ción, Cristóbal Agua­­do, quien la­menta la actitud del Gobierno que “cegado por abaratar los ali­­mentos, en lugar de to­mar medidas para frenar esta olea­da de despidos y cierres, está incentivándola”.

 

Efectivamente, el informe del gubernamental confirma que todos los formatos de la gran distribución están ‘cebándose’ con el sector hortofrutícola. La com­paración entre la evo­lución de los precios entre el conjunto de alimentos y las frutas y ver­duras según tipos de su­perficies así lo evi­den­­cia.

 

Así, los hipermercados bajaron los precios un 3,9% en los ali­mentos pero un 20,2% en los productos del campo; los grandes super­mer­cados (más de mil metros) lo hicieron un -3,8% y un -20,4% y los medianos supermercados (de 400 m a 999) los re­dujeron un -3,6% por el -19,6%, respectivamente. “Pero lo más grave es que los con­su­midores tam­po­co se están beneficiando porque sigue existiendo un abismo entre los pre­cios de los lineales y lo que se le paga, a pérdidas casi siempre, al agricultor”, explica Agua­do quien acusa de “cinismo” a la gran distribución porque “venden una rebaja en los ali­mentos para así ‘poner su granito de arena’ contra la crisis a costa de los demás y mientras mantienen in­tactos sus márgenes y beneficios”. Mercadona es, según el informe, la enseña nacional más barata en ali­mentación pe­ro aún lo es más en frutas y verduras.

 

Así, la mayor cadena es­pa­ñola de su­per­mer­cados rebajó sus precios un 4% en el último trimestre pero llegó hasta el 18,3% en el caso de los productos del campo. En este sentido, Aguado lamenta “que una empresa va­len­ciana que se hizo grande gracias a los valencianos y cuyos propietarios tanto han alar­deado de ‘responsabilidad social’ haya sido la primera en desencadenar esta des­tructiva gue­rra y es­tén ensañándose ahora con el sector hortofrutícola valenciano y español para tratar de aumentar su clientela”.  Y la expansión de las marcas de la distribución está siendo igualmente perniciosa.

 

Efec­tivamente, según un informe de la firma Adecco, el 63% de las empresas agroali­men­ta­rias ha recortado personal como consecuencia de este proceso y hasta un 36,6% advierte que tendrá que reducir su pro­ducción en los próximos meses. “El Gobierno no puede mantenerse impasible, no debe cruzarse de brazos o peor, fomentar este proceso con la falacia de que es beneficioso en época de crisis y debe in­tervenir como ya ha hecho Francia dando transparencia a los mercados con algo más que fríos estudios que se quedan en el papel”, afirma Aguado quien concluye que “la falta de respaldo de esta Administración a la agricultura se recordará como el mayor error político en la larga historia de España”.

 

Volver