AVA-ASAJA pide a Medio Ambiente “contundencia y agilidad” en las medidas para frenar la plaga de conejos

AVA-ASAJA respalda con carácter general las medidas recientemente anunciadas por la Conse­lle­ria de Medio Ambiente para frenar la plaga de conejos que ya afecta a más de 70 mu­ni­ci­pios. Sin embargo, ante el fracaso de los sucesivos planes presentados con anterioridad, la organización agraria reclama ahora mayor “contundencia y agilidad” en las actuaciones. “So­bre el papel las decisiones tomadas parecen ser las correctas pero en el campo los daños provocados a los cultivos por estos animales son escandalosos y se están tensando cada vez más las relaciones entre agricultores y cazadores”, advierte el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado. 

 

En este sentido, la organización agraria reclama a la Administración autonómica que agilice las tramitaciones de los permisos de caza –reduciendo la burocracia, habilitando un número de teléfono especial o incluso una web, como ya se ha hecho en otras autonomías, para acelerar las gestiones- pero que también actúe contra los res­pon­sa­bles de los cotos que hayan demostrado estos últimos años inactividad o dejación en el deber de gestión de su espacio cinegético. “No es de recibo que la Administración continúe dando permisos para otros apro­vechamientos seguramente más lucrativos a sociedades que no han cumplido antes con su obligación de actuar contra las poblaciones de conejos”, denuncia Aguado. 

 

De igual manera, AVA-ASAJA reclama a los agricultores que, pese a la reiteración en el daño a sus campos, continúen remitiendo a sus ayuntamientos los correspondientes par­tes, básicos para que la conselleria pueda fijar un mapa de prioridades en la actuación. “Ante la impo­sibilidad de cultivar los campos, como consecuencia de la crisis de precios, pedimos un plan especial para ayudar económicamente a los agricultores con el fin de mantener los campos limpios y así combatir la expansión de esta plaga”, advierte el pre­sidente de la or­ga­ni­zación agraria quien señala que los pro­duc­tores “son víctimas y no responsables de esta situación”.  

 

En última instancia, AVA-ASAJA insiste especialmente en la necesidad de que el de­par­tamento autonómico actúe de ‘motu propio’ o, en su defecto, exija responsabilidades a los titulares de obras públicas. Y es que los movimientos de tierras que generan las grandes infraestructuras que rea­lizan las distintas administraciones se convierten en muchos casos en ‘criaderos’ masivos de conejos que campan a sus anchas en madrigueras des­controla­das. “No hay más que seguir por dónde van, por ejemplo, las obras del AVE para darse cuenta de cómo la plaga de conejos ha ido avanzando a medida que lo hacía el tren”, señala Agua­do.

 

Volver