AVA-ASAJA apuesta por el aguacate como alternativa de cultivo por su rentabilidad y su potencial consumo

Decenas de agricultores de La Ribera, La Safor, L’Horta, el Camp de Morvedre y el Camp de Turia han plantado alrededor de 500 hanegadas de agua­cate en los últimos cinco años con el fin de diversificar y aumentar sus ingresos. Detrás de la innovadora apuesta por este cultivo está el asesoramiento llevado a cabo por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), que valora esta fruta dada la destacable rentabilidad que está generando para el productor. Así, los precios en origen medios se sitúan en 1,25-1,30 €/kg, más de cinco veces los obtenidos por las clementinas. Sin embargo, sus costes de producción por kilo son lige­ramente más altos. El interés despertado entre los agricultores valencianos se hizo patente ayer, una vez más, durante la presentación del libro ‘Aguacates en la Comunidad Valenciana’, editado por la Fundación Agricultura y Medio Ambiente (FUVAMA), y escrito por el agri­cultor y patrono de esta Fundación, Tomás Faulí. “La crisis de rentabilidad en los cítricos ha dirigido muchas miradas hacia el aguacate, una alternativa de cultivo que se ha demostrado rentable en aquellas zonas con un microclima apropiado”, subrayó el autor, quien ha elaborado el cuaderno técnico basado en sus experiencias de cultivo en Málaga, prin­cipal zona productora de aguacate en España, y en los últimos años en explotaciones de Valencia. 

 

Más de 12.000 plantones de aguacate se cultivan desde 2004 en campos de Benifaió, Alginet, Silla, Alcàsser, Gandia, Tavernes y Benifairó de la Valldigna, Fau­ra, Benifairó de les Valls, Vilamarxant y Godella. Hasta esa fecha sólo se podían ver peque­ñas explo­taciones o árboles aislados en Tous, Alzira, Alberic, Picassent o Benisanó. La introducción del aguacate en la provincia de Alicante fue más temprana, en los años ochenta, concre­tamente en Callosa d’en Sarrià, donde el níspero le ganó la partida y la falta de agentes comercializadores favoreció su estancamiento. Otros términos alican­tinos donde hay explo­taciones de aguacate son Altea, La Núcia y Polop.

 

En la provincia de Castellón, de momento no hay noticias del cultivo. AVA-ASAJA estima que en los próximos cinco años la Comunitat Valenciana producirá más de un millón de kilos de aguacate. Actualmente en las tres provincias se consume esa misma cantidad, de modo que la cosecha local podría cubrir a corto plazo el consumo interno, que por otra parte va en aumento. “Para mantener unos buenos precios es ne­ce­sario tomar medidas ya, porque si no es así terceros países como Perú, Chile, Sudáfrica, Kenia o Israel nos comerán el terreno”, aseguró Faulí durante el acto, quien añadió “la importancia de crear una Interprofesional del sector para desarrollar campañas de promoción que incentiven el consumo”. 

 

Ventajas e inconvenientes

Las principales ventajas que el aguacate tiene sobre otros cultivos son la menor necesidad de mano de obra y un tiempo de recolección muy extenso, de hasta cuatro meses, inigualable para cualquier otro frutal. Por otra parte, se beneficia de una menor incidencia de plagas que en nuestra región es prácticamente nula.

 

En cuanto a los in­con­venientes, el clima no permite plantar aguacates en todos los sitios donde hoy hay cítricos, sino sólo en zonas cálidas donde no hiela. Aun así, en la Comunitat Valenciana hay cerca de 2.000 hectáreas idóneas para el aguacate.

 

La Conselleria de Agricultura posee un mapa climático donde los interesados pueden informarse de las zonas donde se puede plantar el tropical. Desde AVA-ASAJA se está en contacto, junto a la Conselleria de Agricultura, con investigadores y productores de todo el mundo para aprovechar las posibilidades de este cultivo.

 

Volver