Los agricultores que plantaron clementinas 'Nadorcott' no cometieron delito

La Audiencia Provincial de Valencia y la de Alicante han desestimado dos recursos de apelación interpuestos por Gestión de Licencias Vegetales (Geslive) y han archivado las denuncias interpuestas contra dos agricultores valencianos que habían plantado la variedad Afourer-Nadorcott antes de noviembre 2005, fecha en la que la patente de esta sociedad todavía no era efectiva.

En rueda de prensa, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, y el abogado Fermín Rabal han manifestado su satisfacción por estas resoluciones judiciales que confirman que "todos aquellos agricultores valencianos" que plantaron la variedad citada antes de esa fecha "no incurren en ningún delito penal".

Aguado ha afirmado que "hoy es un día positivo y de alegría" para la asociación que preside porque los autos "dejan en un lugar diferente las amenazas de Geslive, que utiliza para atemorizar a un grupo importante de agricultores".

Por su parte, Rabal ha añadido que "estas resoluciones desmontan la campaña indiscriminada de denuncias de Geslive, que desde hace años ha creado un ambiente y alarma global para que comercios y agricultores pasen por donde quieren ellos que pasen".

Geslive denunció a agricultores valencianos por no pagar un "royaltie" de plantaciones de la variedad Afourer-Nadorcott anteriores a la concesión de sus derechos de propiedad industrial en octubre de 2004, cuya vigencia fue suspendida hasta noviembre de 2005 por un recurso de nulidad interpuesto por la Federación de Cooperativas Agrarias de la Comunidad Valenciana (FECOAV).

La variedad Afourer-Nadorcott es "una de las más cotizadas y más caras" en el mercado citrícola y, según Aguado, Geslive "está formando un club de variedad" al obligar a comercios a comprar a agricultores que tienen contratos también con la misma sociedad.

Además, según el presidente de AVA-ASAJA, la gestora de estas patentes ha impuesto precios "abusivos" de siete euros frente a la media de euro y medio que es habitual en el mercado valenciano.

En este sentido, Rabal ha denunciado el uso "abusivo, alegal e ilegítimo" de estas concesiones de derechos industriales "que nadie discute", pero que se registraron en una fecha posterior al momento en el que los agricultores denunciados plantaron esa variedad. (EFEAGRO)

Volver