AVA pide al Gobierno que use la presidencia de la UE para aplicar los mismos controles europeos a las importaciones

La Comisión Europea (CE) tendrá que evaluar la “efi­ca­cia y coherencia” de los controles sanitarios y fitosanitarios de la importación de pro­­duc­­tos alimenticios, vegetales y animales y presentar un informe al Con­se­jo y al Par­lamento a finales de 2010. Así lo acordó el Consejo de Ministros de Agri­­­cultura de la UE, que además "invitó" también al ejecutivo comunitario a agilizar las iniciativas legis­la­ti­vas dirigidas a mejorar los controles a los productos foráneos.

 

 

La con­clu­sión del citado in­for­me coincidirá, pues, con el inicio de la presidencia española de tur­no de los Vein­ti­sie­te. AVA-ASAJA reclama al Gobierno español que aproveche la opor­tunidad “para cum­plir el man­dato e impulsar medidas para acabar con el doble rasero aplicado por la UE, que es tan exi­gente con las frutas y hortalizas europeas como permisivo con las lle­ga­das de paí­­ses terceros”, denuncia el presidente de esta or­ga­ni­zación, Cristóbal Aguado.  

 

AVA-ASAJA valora el giro que parece que esté dando la política comunitaria gra­cias a la impronta dejada por la presidencia de turno de los 27 ocupada durante el se­gun­do semestre de 2008 por el ejecutivo de Sarkozy. Fue el Go­bierno del país vecino el que en junio presentó un demoledor me­morán­dum titulado ‘Importación de alimentos: se­­guridad sanitaria y conformidad con las nor­mas comunitarias’ en el que se ponía en sol­fa el diferente trato aplicado en materia sanitaria y fitosa­ni­taria según la procedencia de los alimentos, europea o fo­rá­nea.

 

Poco más tarde, el Comité Eco­nómico y Social Euro­peo (CESE, el más importante or­ga­nismo consultivo de la UE) reincidía en lo mismo en su dictamen ‘La seguridad sanitaria de las importaciones agrícolas y ali­men­tarias’. Más re­cientemente, la Agencia Eu­ropea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), a petición de la CE, elaboró otro informe en el que –en la línea también con lo denun­cia­do reitera­da­mente por AVA-ASAJA- se cuestionaban los controles para evitar la llegada en cítricos sudafricanos de la Gignardia citricarpa o ‘mancha negra’. 

“El presidente Zapatero tiene tantos o más motivos que Sarkozy para hacer pasar a la UE de las palabras a los hechos” señala Aguado quien además advierte que “ya que es complicado luchar contra el dumping social que practican los países no co­mu­ni­tarios que tienen costes de producción insignificantes, por lo menos Bruselas debía asegurar a los consumidores que todas las frutas y verduras que llegan al mer­cado eu­ro­peo reúnen las mismas garantías”. 

 

Efectivamente, en las conclusiones del último Consejo de Ministros de Agricultura de 2008 sobre el punto relativo a la seguridad de los productos agrícolas importados y su conformidad con las reglas comunitarias, el Consejo recuerda que la UE es el mayor importador mundial de productos agroalimentarios y que el crecimiento de los in­ter­cam­bios mundiales en este ámbito "convierte en muy probable la emergencia y la di­fusión de los factores de riesgo o enfermedades que en ocasiones se descubren a posteriori”. A es­te respecto, AVA-ASAJA ya denunció cómo sólo en la última década y siempre procedentes de países terceros se han introducido hasta siete plagas en la citricultura va­len­­ciana, una cada 15 meses.

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver