AVA-ASAJA denuncia que la Administración “enmascara” en la estadística el masivo abandono de fincas citrícolas

AVA-ASAJA denuncia que la Administración central y autonómica “enmascaran” en la estadística la evidencia del abandono masivo de campos de cítricos que en los últimos años está provocando la crisis de este cultivo. Así, en la En­cuesta sobre Superficies y Rendimientos (ESYRCE) 2008, publicada recientemente, se con­cluye que la superficie citrícola se mantuvo estable tanto en la Comunidad (188.650 hec­tá­reas por las 187.810 de 2007) como en el conjunto del país (332.626 ha. en 2008 y   332.796 en 2007).

Para el presidente de esta organización, Cristóbal Aguado, tales números “no se corresponden, ni de lejos, con la triste realidad que vivimos pero sí sirven para jus­ti­fi­car la pasividad de la Administración, que es capaz de negar hasta lo más obvio”. El informe ESYRCE utiliza el eufemismo ‘superficie de secano’ para referirse a las plantaciones abandonadas en las que efectivamente no se re­gó pero que sí computan a los efectos de calcular la superficie citrícola total. Así, la estadística referida a la Comunidad ha­blaba en 2006 de una superficie ci­trícola de ‘secano’ de 7.035 ha., de 10.083 ha en 2007 pero de sólo 1.330 ha en 2008.

 

“Pensar que en 2008 se invirtió la tendencia y se aban­do­na­ron sólo un millar de hectáreas es impensable porque sólo con los asociados de AVA-ASAJA que llamaron para informar que la crisis de precios les obligaba a abandonar la ac­ti­vi­dad ya se acumularía mucha más superficie”, advierte Aguado. A este respecto conviene destacar, por otra parte, que el informe referido a la Comunidad es el único en el que se apos­­tilla que en el año 2008 se ‘han variado ligeramente las uni­dades de in­vestigación (segmentos) de la muestra por lo que no es exacta la co­mparación de las cifras’.

 

Un comentario que, sin duda, cuestiona la validez de sus propias conclusiones.  “Si el Gobierno central y autonómico se quiere consolar pensando que la crisis no es­tá provocando un abandono masivo de campos, perfecto, pero todos sabemos que esto no es así y si no se toman medidas ya el proceso se acelerará y las consecuencias medioam­bien­tales y económicas serán muchísimo mayores”, advierte Aguado. AVA-ASAJA ya estimó que hasta diciembre los citricultores valencianos acumulaban pérdidas por valor de 134 mi­llo­­nes de euros.

Volver