AVA-ASAJA advierte de que el impacto de la nueva norma sobre fitosanitarios dependerá de la ‘letra pequeña’

El 18 de diciembre el Consejo de Euro­pa y el Par­­­­lamento Europeo (PE) llegaron a una posición común sobre la futura regu­la­ción de fitosanitarios de cara a la votación de me­diados de enero en el legislativo europeo. AVA-ASAJA valora algunos de los cambios introducidos sobre la ‘apocalíptica’ propuesta de la Co­misión de Medio Ambiente del PE pero advierte de que el alcance del acuer­do dependerá de su redacción y previsiblemente, su de­sa­rrollo dejará un amplio margen de interpretación tanto a los Es­ta­dos miembros como a Bru­selas.

 

“En cuanto se apruebe la pro­puesta habrá que estar muy atentos a la fase de redacción tanto de la directiva como del reglamento porque de la letra pequeña de­pen­derá buena parte del impacto negativo que, pese a todo, seguro se dará sobre la producción me­diterránea”, matiza el presidente de esta organización, Cristóbal Aguado, quien postula, además, la conveniencia de crear una mesa na­­cional donde se dé cabida a las autonomías y a los productores para coordinar la apli­ca­ción de la norma en nuestro país. 

 

 AVA-ASAJA lamenta que las instituciones europeas hayan ter­mi­­­­nado de perfilar el nuevo marco legal sin antes haber realizado un estudio sobre el impacto que éste su­pondrá tanto en la dis­­ponibilidad de materias activas como en la producción agrícola y sanidad ve­getal. De igual manera, la organización discrepa sobre la visión triun­falista que avanzó el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural la semana pasada, que señaló que el pacto al­canzado había logrado reducir la futura eliminación del 80% de las materias activas hoy usadas en la agricultura me­diterránea a sólo el 10%.

 

A este respecto, la or­ganización advierte de que sólo la de­fi­nición del criterio de exclusión referido a las materias que tengan efectos co­mo disruptor endocrino –que se ha quedado sin concretar- podría elevar mu­cho este por­centa­je. Por este motivo, AVA-ASAJA recomienda al Ejecutivo español que medie ante los europarlamentarios para que se vote de forma separa­da el texto referido a éste y al resto de criterios de corte planteados. En este sentido, cabe destacar que los fitosanitarios que en el futuro quedarán pro­hi­bidos dependerá del riesgo real que se estime para cada uno de esos criterios para lo cual se impone que tales análisis los realicen expertos científicos independientes. AVA-ASAJA valora como muy positivo el paso dado para la armonización de nor­mativas con la creación de tres zonas dentro de la UE en la que el reconocimiento de una sustancia activa por parte de un Estado miembro suponga la asunción de la misma por parte del resto.

 

Sin embargo se ha establecido una discrecionalidad, basada en circuns­tancias medioam­bientales o agrícolas, que amenaza con convertirse en un nuevo factor de distor­sión. En idéntico sentido la organización reconoce avances en cuanto a la excep­cionalidad permitida para mantener durante cinco años un producto amenazado de eliminación cuando éste no tenga alternativa y suponga una amenaza contra la salud vegetal. Junto a ello, se ha permitido justificar, por motivos excepcionales, posibles fumigaciones aéreas. La organización agraria valenciana se ha significado por su protagonis­mo en la discusión de esta normativa, que ha sido y es duramente criticada.  

 

Durante estos meses, miembros de AVA-ASAJA han aportado informes y mantenido encuentros con destacados miembros de todas las instituciones europeas involucradas y ha participado en seminarios, congresos y grupos de trabajo convocados a este respecto.

Volver