AVA-ASAJA achaca a la “pasividad” del Gobierno el “nefasto” panorama que se avecina en la campaña citrícola

AVA-ASAJA atribuye buena parte de la res­pon­sa­­­bi­­lidad por el “nefasto” inicio de la campaña citrícola a la “pasividad” demostrada por el Go­bierno central en diversos aspectos que hu­bie­ran tenido una incidencia clave. "En la pa­sada tempo­rada, la caída de la producción supuso un leve alivio para el agricultor pero el Mi­nisterio de Medio Ambiente y Rural no ha sabido apro­vechar tal circunstancia para preparar la temporada actual, que se sabía podía ser pro­blemática” advierte el presidente de esta aso­ciación, Cristóbal Aguado. 

 

El líder agrario matiza que “con su pasividad y sus errores sólo ha con­tri­­bui­do agravar una situación que ya a estas al­tu­­ras es dramática”. AVA-ASAJA lamenta que el Gobierno central haya hecho oídos sordos al clamor del sector por aprobar una Ley del Comercio que sirviera para regular los márgenes comerciales y así acabar con los abusos. La organización agraria también atri­buye buena parte de la complicada coyuntura citrícola a la “pésima negociación” llevada a cabo por el ministerio en la reforma de la OCM de Frutas y Hortalizas primero y más tarde para regular su aplicación.

 

En este sentido, Aguado lamen­ta que pese a las advertencias reiteradas de todas las or­ga­niza­cio­­nes agrarias “se prefirió compensar antes a un determinado subsector y a una de­ter­mi­nada región que aprobar un reglamento útil para toda la citricultura”. El líder de AVA-ASAJA se refiere así a la “obcecación” que mostró el Ejecutivo español por mantener aco­pla­­dos los pa­gos a los productores durante las dos cam­pañas de periodo transitorio que se de­cidió a im­po­ner. Una op­ción que sólo ha ser­vido para “complicar tanto la salida de género del mercado en fresco a la industria de zumos como el cobro por parte de los citricultores del pa­go único que les co­rresponde”, señala.

 

La primera consecuencia es que no sólo se niega el precio al agri­cul­tor por sus clementinas sino que tampoco se les concede a los operado­res por las cantida­des que remiten para ser transformadas. En último extremo, AVA-ASAJA lamenta que en tan complicadas circunstancias el Ministerio de Hacienda se “burle” nuevamente del sector citrícola al negarle las reducciones en los módulos para la declaración de la renta de 2008. “No me cansaré de repetir que se deben revisar los índices de rendimientos agrarios y que el agricultor no puede seguir pa­gando más impuestos si tiene pérdidas”, advierte el líder de la asociación. 

 

Por todo ello AVA-ASAJA entablará en breve conversaciones con el resto de orga­ni­za­ciones agrarias valencianas para estudiar movilizaciones contra “todas aquellas ad­mi­nis­tra­ciones que no se involucren en dar solución al problema” así como protestas contra “aque­llos eslabones de la cadena agroalimentaria que se sabe que trabajan sin respetar la dignidad del citricultor” asegura Aguado.

 

 

Volver