AVA-ASAJA lamenta que la UE sólo vaya a atender a la mitad de las solicitudes para el arranque de vides

AVA-ASAJA lamenta que la UE sólo vaya a aten­­der a la mi­tad de los viticultores valencianos que, cumpliendo todos los requisitos, solicitaron la prima para el arranque de vides que ofrece la nueva OCM del Vino. Así, según los datos da­dos a conocer por el Fondo Español de Ga­ran­tía Agraria (FEGA), de las 2.817 pe­ticiones rea­liza­das en la Comunitat sólo podrán ser satisfechas 1.434 o, di­cho de otra manera, de las 7.106 hectáreas (Ha) que se pidió eliminar sólo se financiará el arranque para 3.192,75 Ha. 

Con tales cifras, nuestra au­to­nomía se consolida como la se­gun­da región que mayor superficie podrá suprimir de forma incentivada lo que “es el me­jor termómetro de la crisis que vive este sector y de­muestra la necesidad de que la Administración europea y nacional planteen un plan de choque con el que frenar el abandono del medio rural”, advierte el pre­si­den­te de esta or­ganización agraria, Cristóbal Aguado. 

 

Conviene recordar que los estrictos requisitos que el Gobierno español in­tro­du­jo pa­ra poder tener derecho a estas compensaciones ya supusieron un freno de cara a la presentación de solicitudes. Algo que, a juicio de AVA-ASAJA, evi­dencia que la situación real de la viticultura valenciana es mucho más precaria de lo que re­flejan las estadísticas, que ya suponen de por sí un agravio comparativo con res­pecto a la marcha del sector en otras regiones, como Galicia, La Rioja o Castilla-León, donde las rentabilidades conseguidas han desaconsejado participar en este proceso.  

 

La corrección a la baja en cuanto a los requerimientos concedidos para re­gu­lar la producción se debe a que, en toda la UE, pero muy especialmente gracias a España, las solicitudes presentadas su­ponen un montante superior al presupuesto asig­nado para esta primera campaña de arranque, que ascendía a 464 millones de eu­ros. En nuestro país se reclamaron primas para el 8,97% de la superficie vinícola existente –del 9,37% en el caso valenciano- pero las restricciones presupuestarias obligarán a que sólo puedan ser arrancada el 4,32% -un 4,2% en la Comunitat-.

 

Así las cosas, la viticultura valenciana recibirá por este concepto sólo 16,19 millones de los 236,05 millones que han sido asignados al conjunto del país (que a su vez ha acaparado el 45,9% de la partida comunitaria). Sólo Castilla-La Mancha se llevará 170,69 millones, lo que supone más del 70% de los fondos para toda España. La OCM también introdujo un criterio de reparto en el que se prima es­pe­cialmente a las zonas productoras con mayores rendimientos. “Salimos le­sio­nados primero porque miles de viticultores que cumplían con los requisitos se han que­dado fuera pero, además de no aportarse soluciones para mejorar las rentas de los que continuarán, a los valencianos se les maltratará otra vez en el re­parto porque, debido a causas climáticas, tienen una productividad inferior a la de la mayor parte de re­gio­nes”, denuncia Agua­do.

Volver