AVA-ASAJA denuncia los primeros robos de mandarinas en la campaña citrícola

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) denuncia que ya se han producido los primeros robos de mandarinas en los campos valencianos al inicio de la campaña citrícola. Concretamente, los ladrones fueron descubiertos in fraganti en una parcela de Picassent cuando robaban clementinas de la variedad oronules y se escaparon con seis cajones de dos arrobas cada uno (casi 25 kilos) y dejaron otros llenos de fruta con ramillete, preparados para ser vendidos en puntos de venta ambulante.

"Evidentemente, comercializar la fruta sin trazabilidad supone un riesgo para el consumidor ya que no sabe con certeza si el producto ha tenido tratamientos fitosanitarios recientemente", afirma el presidente de la organización agraria, Cristóbal Aguado. 

 

Esta semana también hemos conocido que han robado cinco cerdos de una granja de Catadau. Se da la circunstancia de que esta zona ha sufrido numerosos robos de ganado en los últimos años. Los ladrones han roto una ventana para acceder a las instalaciones y el dueño lo ha denunciado a la Guardia Civil. Los animales, con un peso de cerca de cien kilos tendrían un valor en el mercado de unos 140 euros cada uno. 

 

“Los agricultores estamos muy preocupados e indignados ante la reiteración de es­tos actos delictivos. Por este motivo, AVA-ASAJA ha remitido una carta al Delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana exigiéndole una ma­yor coordinación entre las fuerzas de seguridad, una actuación más contundente, una mayor vigilancia en las zonas rurales para neutralizar la acción de las bandas organizadas, así como una modi­fi­ca­ción del Código Pe­nal para convertir estos delitos considerados como hurto en ro­bo y castigar la reincidencia”, asegura Aguado.

Volver