AVA denuncia que Geslive omitió datos clave en sus denuncias por la Nadorcott pese a que se pedía cárcel

Tres juzgados de instrucción de Gan­día, Ori­­­­­­­­­huela y Torrente han procedido al archivo de las causas penales abier­tas por Ges­­­­­­­­­­­live -la entidad que defiende los derechos del obtentor de la mandarina Na­dor­cott- por un delito contra la propiedad industrial de esta variedad. En cada uno de es­tos autos se aduce que no hay causa en tanto en el mo­mento del injerto o la plan­ta­ción de esta mandarina el título de protección estaba sus­pen­dido.

Pese a que sabía que la Fiscalía podía pedir pena de hasta un año de cárcel para los su­pues­­­tos pro­duc­tores irre­gulares de este cítrico, Geslive omitió en sus denuncias una in­­­formación clave, lo que denota la mala fe con la que esta en­ti­dad está ac­tuan­do des­de hace ya años”, denuncia el presidente de AVA-ASAJA, Cris­tóbal Aguado. 

 

 

Efectivamente, en las decenas de denuncias presentadas contra citricultores figuraba un extensísimo dossier con toda la do­cu­men­tación que en su momento tuvo que presentar el obtentor de esta variedad para que le fuera reconocida, algo que su­cedió el 4 de octubre de 2004. Junto a ello, Geslive aportó también las reso­lu­cio­nes emanadas por la misma Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales (OCVV) que le otorgó tal registro.

 

 

 

Lo que en ningún caso acreditó fue la referencia al re­curso que la Federación de Cooperativas Agrarias de la Comu­ni­tat Valenciana (FECOAV), a instancias entre otros de AVA-ASAJA, pre­sentó contra tal concesión ante la Sala de Recursos de la OCVV y que, a partir del 11 de febrero de 2005, derivó en una suspensión cautelar del mismo. Aquella acción, efectivamente fue denegada, pe­ro FECOAV dio continuidad al proceso recurriendo en vía contencioso el 21 de marzo an­te el tribunal de Primera Instancia de la Comunidad Europea, que resolvió de­fi­ni­ti­vamente el 8 de marzo de 2008.  

 

 

AVA-ASAJA recuerda asimismo que está pendiente de resolución en un Juz­ga­do de lo Mercantil de Madrid la demanda que un citricultor valenciano presentó con­tra Geslive. En esta acción se solicita la nulidad del contrato de legalización que firmó con ella. De igual manera, la asociación agraria advierte que la resolución que confirmó el registro de la Nadorcott no entró en el fondo del asunto sino que se limitó a deslegitimar a FECOAV como parte del proceso “por la ausencia de interés per­so­nal y directo en el asunto”.

 

 

A este respecto, un informe jurídico encargado por el sec­tor a expertos de la Universidad de Valencia determinó que todos los citriculto­res que injertaron o plantaron esta mandarina entre el 22 de agosto de 1995 –mo­mento en el que se solicitó la protección de la variedad- y el 15 de diciembre de 2004, cuan­do fue reconocida la concesión, no cometieron delito alguno.

 

 

En todo caso, lo úni­co que Geslive podría exigir en tales circunstancias sería una “indemnización razonable” para el obtentor y nunca los siete euros por plantón que viene reclamando. Es más, en los autos de archivo aludidos algunos jueces estiman que el citado periodo en el que sólo cabría reclamar una ‘indemnización razonable’ debe­ría extenderse no sólo entre 1995 y 2004 sino durante todo el plazo en el que estuvo vigente la suspensión cautelar (entre febrero de 2005 y marzo de 2008).  “AVA-ASAJA se encargará de informar a todos los asociados que así lo de­seen de cuál es la situación legal actual en la que se encuentra este proceso, porque nos negamos a que el chantaje y la coacción sigan imponiéndose”, advierte Aguado.

Volver