AVA critica a Fischer e insiste en que la libre entrada de naranjas marroquíes y egipcias bajará los precios

AVA-ASAJA critica por “irresponsables” las valoraciones hechas por la co­misaria de Agri­cultu­ra, Mariann Fis­cher, quien mi­ni­mi­zó los efectos que tendría sobre la producción española una po­si­ble libertad de ac­ceso a la UE de las na­ranjas de Ma­rruecos.

 

Las declaraciones que Fischer hi­zo en la Eurocámara se producen en pleno proceso de negociación con Marruecos pa­­ra la revisión del Acuerdo de Asociación con la UE, cuando ade­más aún queda pen­­dien­­te cerrarse el polémico Estatuto Avan­zado de integración y me­ses después de que se pactase un segundo tratado comercial con Egip­to, en el que también se han eli­minado las trabas para exportar na­ranjas al mer­cado de los 27.

 

“Fischer no ha po­di­do ser más inoportuna, porque ha servido en bandeja a Ma­rrue­cos una rei­vin­di­ca­ción que, además, encaja perfec­ta­mente con el Plan Verde con el que este país pre­ten­de modernizar su sector horto­fru­tícola para invadir el mer­­­cado europeo con gé­ne­ro barato y de peor calidad”, ad­vierte el líder de esta or­ga­nización, Cristóbal Aguado.  Fischer, en su intervención ante el hemiciclo, arguyó que durante el periodo de vigencia del actual plan, las cotizaciones de las naranjas marroquíes en Europa ha­­­­­bían evolucionado al alza superando el precio mínimo de entrada marcado por la UE y situándose en el entorno del producto español.

 

“Las exportaciones y la pro­duc­ción marroquí están disminuyendo y perdiendo competitividad con respecto a la de la UE”, dijo la comisaria.  AVA-ASAJA matiza a este respecto que, pese a to­­­­do, la irrupción de las naranjas marroquíes es usada por la gran distribución eu­ro­pea para presionar los precios a la baja. De otro lado, la organización agraria des­ta­ca que si la producción del reino aluita no crece ni ocupa mayores cuotas de mer­ca­­do en la UE es –entre otros motivos- porque las bajas cotizaciones europeas in­vi­tan a colocar sus na­ran­jas, bien en su mercado doméstico bien en países terceros, co­mo Rusia.

 

 

En toda la cuen­ca del Mediterráneo, la naranja es, de hecho y con más de 6,6 millones de to­ne­la­das por las no llega a 5 millones que existían en 1985, el cultivo cítrico que mayor incremento en la pro­ducción ha experimentado. Por otra parte, los precios de entrada que usa la CE para venir a jus­tificar una mayor apertura hacia Marruecos, son fácilmente mani­pulables y están mal ajustados puesto que están referenciados a las cotizaciones de los mercados ma­­yoristas cuando son las plataformas de la gran distribución las que marcan la pauta. 

 

“Si ahora además la CE desmantela el sistema de entrada actual que con­te­nía mínimamente las importaciones estará ali­mentando la competencia desleal que Ma­rruecos o Egipto ya practica y a medio plazo ganará cuota a costa del sector español y de  los consumidores, que tendrán un producto de peor calidad y sin la debida seguridad alimenta­ria”, denuncia Aguado quien insta a la CE a mejorar los controles a las importaciones “antes de abrirles las puertas de Europa”.

Volver