Los últimos robos de cobre en pozos afectan a miles de regantes en L’Horta, La Safor y Camp de Morvedre

Miles de agricultores de L’Horta Sud, La Safor y el Camp de Morvedre se han visto afectados por los últimos robos de cobre y otros materiales metálicos que se han producido en instalaciones y pozos de riego. En los últimos seis días se han contabilizado seis robos declarados a AVA-ASAJA en pozos de riego, “aunque la oleada de robos es mayor si tenemos en cuenta que muchos regantes ya optan por no denunciar porque ven que no sirve para nada”, advierte Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA.

En la madrugada del sábado 13 al domingo 14, se sustrajeron materiales de cobre y hierro, por valor de miles de euros, en la SAT ‘Pozo Viña de Tela’ y otras dos sociedades de riego, que además han perjudicado la época de riego de los cítricos a un millar de agricultores de Simat de la Valldigna y Benifairó de la Valldigna.  

 

Dos robos más se produjeron en la noche del miércoles 17 al jueves 18 en las instalaciones de riego ‘Grupo de Regantes Virgen de los Dolores’ y ‘Cooperativa del Campo Pozo del Salvador’, de Torrent y Picassent, respectivamente. Afectados de ambas localidades estarán sin poder regar al menos diez días mientras se peritan los daños y se efectúan las reparaciones. El Camp de Morvedre tampoco se ha salvado de la nueva oleada de robos en el medio rural.

 

La ‘Agrupación de Regantes San Luis Beltrán’, que abarca unas 600 hanegadas de cítricos en Quartell, así como varias sociedades de regantes y casas de campo de Sagunto, en la partida de La Frontera, han sufrido robos y destrozos. Aguado pide que la reforma del Código Penal que el Gobierno ha anunciado que abordará este otoño incluya cambios legislativos que penalicen la reincidencia en este tipo de robos.

 

“Es urgente que la reforma penal refleje penas más duras para la delincuencia organizada de las bandas especializadas en asaltos a instalaciones y pozos de riego para robar cobre”. El Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se limitó a declarar que el nuevo tipo penal incidirá en “la reincidencia de algunos delitos especialmente graves que generan una amplia repulsión social” como el terrorismo, la pederastia y el tráfico de menores.

 

 

 

 

Volver