AVA denuncia que los cítricos sudafricanos lideran por cuarta temporada consecutiva los rechazos por plagas

AVA-ASAJA denuncia que, por cuarta cam­­paña consecutiva, Sudáfrica es el país de procedencia de los cítricos im­por­ta­dos en verano que más problemas por plagas está dando. Así, según los re­sul­ta­dos par­ciales de la aplicación del Plan de Vigilancia Fitosanitaria del Con­sell, el país afri­cano vuelve a ser el que más partidas rechazadas acumula en los almacenes de con­­fec­­ción valencianos, con hasta seis detecciones de ‘Cryptoplhebia leuco­treta’.

 

 

 

El pre­sidente de la organización, Cristóbal Aguado, ad­vierte de que “lejos de resolver sus problemas fitosanitarios, los envíos sudafricanos no só­lo no mejoran su control sino que los empeoran por lo que, si antes teníamos razones para pro­teger nuestra citricultura y reclamar el veto a las importaciones de este país, aho­ra es evi­den­te que la exigencia está más justificada”.  

 

Efectivamente, AVA-ASAJA reclamó formalmente al Gobierno español el pa­sado mes de febrero que decretase la suspensión forzosa de las compras de esta pro­­cedencia tras con­fir­mar, con datos oficiales de Bruselas que, entre enero y no­viembre del año pasado, hasta 40 partidas de cítricos habían sido intervenidas en los puertos europeos por sufrir otra peligrosa enfermedad, la ‘man­cha negra’ (‘Gignarcia citricarpa’). Por su parte y también en ésa misma campaña de im­por­taciones, los inspectores de la Conse­lle­ria de Agricultura detectaron, una vez superados los controles en los puertos, otras ocho par­tidas ci­trí­colas sudafricanas con pro­blemas fito­sa­nitarios, siete de ellas con  Crypto­plhebia y otras tres con la referida ‘man­cha negra’.

 

A lo largo de este verano, con datos registrados con menos de una ter­cera parte de las inspec­ciones en almacenes de confección valencianos previstas por la Generalitat, Su­dáfrica vuel­ve a liderar las detec­cio­nes con los referidos seis re­chazos.  Desde que en 2005 se detectó por primera vez en Europa esta peligrosa po­lilla (que destruye el fruto por dentro), las detecciones en los centros importadores valencianos no han hecho sino crecer. Pese a que el Gobierno central y autonó­mi­co lo han pedido en diversas ocasiones a Bruselas, la enfermedad aún no ha sido de­cla­­ra­­­­da co­mo de cuarentena por la UE, por lo que sólo es perseguida por las autori­da­des es­pa­ño­las.

 

En tales circunstancias “¿qué garantías tenemos de que la plaga no pueda entrar, por ejemplo, por un puerto holandés y acabe por instalarse en nuestra ci­tri­cul­tura?, advierte el presidente de AVA-ASAJA. La organización agraria reclama igualmente que durante los próximos meses se intensifiquen los controles, no sólo fitosanitarios sino especialmente de calidad.

 

AVA-ASAJA quiere evitar con ello que se repita lo acontecido el año pasado, cuando la campaña de importación del hemisferio sur –muy especialmente de Sudáfrica- se alar­gó hasta bien entrado noviembre “con fruta de muy dudosa calidad y que ade­más llevaba meses guardada en cámaras frigoríficas para poder aguantarla”, re­cuer­da Aguado.

Volver