AVA-ASAJA prevé una reducción de la producción de arroz en los próximos años

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) estima una disminución de la producción anual de arroz en nuestra Comunitat para los próximos años. El presidente de la organización agraria, Cristóbal Aguado, achaca esta reducción a la insuficiencia de agua, al deterioro de su calidad y a las excesivas limitaciones para luchar contra el hongo de la pyricularia. Durante los últimos años, los agricultores han sufrido restricciones de agua para poder realizar el cultivo, principalmente, en las zonas altas del Parque Natural de la Albufera donde han regado de forma intermitente. 

 

 

No obstante, para el líder agrario, Cristóbal Aguado, “la experiencia de años y un uso racional, prudente y eficaz del agua, junto con una impresionante red de motores de bombeo y drenaje han propiciado unos resultados óptimos. “Los arroceros de nuestras comarcas, añade Aguado, reutilizan la misma agua durante el periodo del cultivo de cinco a siete veces en un ciclo cerrado”. 

 

Como consecuencia de esta práctica de riego que persigue ahorrar agua han surgido problemas de exceso de salinidad en las explotaciones. En efecto, ante la falta de aporte de agua en los estratos superiores de la tierra cesa la lixiviación o proceso natural del lavado del suelo por la filtración del agua. Además, ante la escasez de la misma se suma la imposibilidad de modernizar el sistema de riego existente en el Parque Natural de la Albufera debido a la rigidez del Plan Rector de Uso y Gestión que sigue en vigor.

 

Estos dos factores merman gravemente la rentabilidad del cultivo del arroz. Por otra parte, para las futuras campañas, el agricultor tendrá que hacer frente a dos nuevas e importantes limitaciones. Una consiste en incorporar o retirar la paja del arroz al suelo ante la prohibición de quemarla. La otra opción sigue siendo usarla como forraje para animales pero no todas las parcelas permiten el paso del tractor y su recogida tiene un coste elevado. La no eliminación de la paja del arroz supondrá una mayor presencia de pyricularia y chilo supressalis, que ofrece un lugar para invernar tanto al inóculo como a la larva invernal respectivamente.

 

Referente al chilo supressalis se está realizando un control de elevada eficacia y único a nivel mundial mediante confusión sexual sin tener que realizar ningún tipo de tratamiento químico, lo cual podría revertirse en las próximas campañas desgraciadamente. 

 

La otra limitación es la prohibición, a falta de una fecha concreta, del uso del Triziclazol, materia activa para controlar el hongo de la pyricularia. Pero, la prohibición del uso del Triziclazol va a obligar a realizar tratamientos con otras materias activas como el Triflumizol, Tebuconazol y Procloraz, que son hasta cinco veces más caras. Además, el Triflumizol y el Tebuconazol tienen unos plazos de seguridad de 30 y 35 días, respectivamente, y no se pueden usar a partir del espigado. Esto imposibilita el segundo tratamiento necesario para el control de la plaga que provocaría una pérdida de cosecha y de rentabilidad en los próximos años.

Volver