Detectan la presencia de la Xylella fastidiosa en el campo valenciano

Los peores temores se han cumplido. El pasado 30 de junio la conselleria de Agricultura informó oficialmente de la detección de un foco de la devastadora plaga Xylella fastidiosa, conocida como el ’ébola del olivo’, por primera vez en la Comunitat Valenciana. 

Debido a la extrema gravedad del asunto, el departamento agrario de la Generalitat convocó al Comité de Emergencia, en el que también se encuentran los máximos representantes del sector, para aportarles los detalles tanto de esta primera detección como del plan de contingencia puesto en marcha para frenar el avance de esta peligrosa bacteria.

Este brote se localizó en una explotación de 0,5 hectáreas de almendros en Guadalest (Alicante), cuyos árboles tienen más de 30 años. El agricultor advirtió a la conselleria en diciembre de 2016 de un descenso de la producción y, aunque los primeros análisis resultaron negativos, el 22 de junio 12 de las 17 muestras tomadas, todas en almendro, fueron positivas. Otras muestras de olivo recogidas en las inmediaciones resultaron negativas. 

La consellera de Agricultura, Elena Cebrián, el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, y el director general de Agricultura, Roger Llanes, anunciaron las actuaciones emprendidas de manera urgente, en cumplimiento de los protocolos ya previstos a todos los niveles. 

Por un lado, se han iniciado los tratamientos insecticidas contra los vectores (insectos que pueden transmitir la enfermedad) tanto en la parcela infectada como en los 100 metros a la redonda, con un producto fitosanitario específico. Al mismo tiempo se ha empezado a arrancar y destruir todo el material vegetal potencialmente hospedante de la bacteria (almendros, olivos, vides, naranjos, adelfas, romeros, lavandas, aguacates, nogales...) dentro de ese círculo de 100 metros.

Por otro lado, en cumplimiento de la normativa europea, la conselleria establece un cordón de seguridad de diez kilómetros. En la demarcación existen siete viveros y centros de jardinería, parte de cuyo material ya ha sido inmovilizado cautelarmente. Además se ha abierto una investigación para identificar el origen y proceso de producción y distribución de ese material en los últimos tres años.

En este sentido, los máximos dirigentes de la conselleria de Agricultura han anunciado que buscarán presupuesto extra con el que poder hacer frente a todas las actuaciones previstas.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, advierte de que “la llegada de la Xylella fastidiosa al campo valenciano demuestra que la Unión Europea (UE) es absolutamente incapaz de controlar la entrada de plagas y enfermedades agrícolas”. Aguado insta a las administraciones y al Consell en particular que “no regateen ni un esfuerzo, ni un euro, en impedir ahora cualquier avance de esta plaga letal. A diferencia de otras zonas donde se ha detectado Xylella, aquí sólo tenemos un foco localizado y en estado primario. Hay que destinar todos los recursos que sean necesarios para cortar de raíz este problema”. Asimismo, Aguado reclama que se concrete el valor de las indemnizaciones que recibirán los agricultores afectados por árboles arrancados.

La Xylella fastidiosa, que no cuenta con métodos curativos de contrastada eficacia, causa estragos en países como Estados Unidos, Brasil, Italia y recientemente se detectó en las islas Baleares. Es la primera vez que la Xylella aterriza en la Península Ibérica. 

Ante cualquier sospecha de tener una planta infectada, contacte con el servicio de sanidad vegetal de la Conselleria (Avda de Alicante s/n de Silla, teléfono 961 207 694, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.) o las oficinas comarcales agrarias.

Volver