Actualmente en la región mediterránea se incineran los residuos procedentes de la poda o el rastrojo de las cosechas emitiéndose gases de efecto invernadero y provocando riesgos para la salud de las personas y el medio ambiente. En los cultivos cítricos, a menudo estos restos se dejan en el campo, lo que puede provocar un daño a los árboles ya que favorecen la proliferación de determinadas cepas fúngicas que afectan al tronco del árbol.

Los restos de poda, habitualmente se utilizan en las plantas de compostaje a nivel industrial ya que son una fuente de carbono. El compostaje es una alternativa a la quema de estos restos de podas, cuando se mezclan con otro tipo de residuos, generándose un producto de valor agregado, que puede utilizarse como fertilizante y acondicionador de suelos en la agricultura.

La acumulación de carbono orgánico en el suelo es muy importante para paliar los efectos del cambio climático, además evitar la incineración de los restos de poda, contribuye a reducir las emisiones de CO2 a la atmosfera, mitigando el efecto invernadero.

Los abonos verdes son cultivos que se siembran para aportar su biomasa al suelo antes de que se dé la floración, además en ocasiones también reducen la formación de hongos e insectos perjudiciales para los cultivos. La aplicación de distintos compost, elaborados con diversos materiales produce un incremento significativo en la producción de determinados cultivos.

El proyecto supone un nuevo enfoque a la valorización de los residuos agrícolas, que dejan de ser trasladados a plantas de compostaje para realizarlo “in-situ”. El objetivo del proyecto está centrado en hacer llegar a los agricultores los beneficios de utilizar prácticas de agrocompostaje, a partir de la combinación de restos de cítricos y cubiertas vegetales (abonos verdes) y con ello mejorar la productividad de los campos de cítricos.

El reto se aborda desde una perspectiva multidisciplinar con investigadores de la Universitat de València y la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA).

La Universitat de València ha recibido una ayuda prevista en la submedida 16.2 del PDR-CV 2014-2020 cofinanciada por FEADER, GVA y Ministerio de Agricultura para «PODAVAL».

Volver